¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

miércoles, 30 de noviembre de 2011

PODEROSO COMO EL TRUENO

Hola compañeros del metal y la canasta. Como solemos hacer a mediados de cada semana, toca echar un ojo a nuestra pequeña liga privada del Supermanager ACB. Estrenamos ganador esta jornada, el ínclito Eddie Thunder, que llevaba varias semanas rozando la victoria (de hecho va segundo en la general), pierde la virginidad con nosotros. Lástima que no sea una buena hembra, como diría el gran José Estanga Rebollal.

En la general pocos cambios, Marc Rampas sigue imponiendo su marcha salvaje y se hace difícil seguirle, pero recuerden que apenas llevamos una cuarta parte del campeonato, o sea que queda mucha tela que cortar. ¡Viva el rollo!

Eddie Thunder huye de los focos para celebrar su victoria en su hábitat natural, los bares.


Jornada





Thunder
dudotop69
192,8
Rudy`s hairdresser
Marc Rampas
191,2
Los Chicos Telepáticos 2
Douggy
188,8
EL TIRADOR MELANCOLICO
Pepe Kubrick
183,2
Paketes
kontor
162,4
mcgrady and friends
bishop77
159,6
Lopez Vazquezball
gominsky
147,2
Avenida Belmont
gunspector
131,8
Condensador de Fluzo
Zaphod42
112,4
Entelequia Israel
nachobsola
83,2



General





Rudy`s hairdresser
Marc Rampas
1191
Thunder
dudotop69
1069,8
EL TIRADOR MELANCOLICO
Pepe Kubrick
1055
Los Chicos Telepáticos 2
Douggy
1034,8
Avenida Belmont
gunspector
967,8
Lopez Vazquezball
gominsky
956,6
Paketes
kontor
948,4
mcgrady and friends
bishop77
923
Condensador de Fluzo
Zaphod42
898
Entelequia Israel
gominsky
828,4



martes, 29 de noviembre de 2011

EL TIBURÓN SIGUE HAMBRIENTO

Escribir sobre Navarro en este blog es sumergirse en un constante “deja vu” literario.En realidad toda la carrera del escolta barcelonés, asistir a la creación de sus prodigios y milagros, es un “ya visto” desde que le vimos anotar su primera e imposible “bomba”. 

Cuando le dedicamos una entrada tras haber recibido su MVP como el jugador más determinante del pasado campeonato de Europa de selecciones, incidíamos en las características asesinas del jugador. Un tiburón. Un depredador. Cualquier comparación de ese tipo nos acerca a una de las mentalidades más ambiciosas que ha dado el baloncesto europeo en toda su historia. Un sujeto que nunca se acomoda en el triunfo.

A sus 31 años de edad, y con el más deslumbrante palmarés de un jugador europeo en activo, Navarro vuelve a ser protagonista absoluto del basket continental con una nueva distinción que llena de orgullo a toda la afición española, y al barcelonismo en particular. La marca que le acredita como máximo anotador histórico de la Euroliga, record que le llega en plena madurez de su carrera, cuando su pólvora dista mucho de estar mojada, y en su cargador parecen quedar interminables balas, y así sea por el bien de nuestro baloncesto. Navarro comparte tan distinguido galardón junto al mito madridista (muy a pesar de alguna parte del madridismo incapaz de reconocerse a si mismo, ese del que ya hablamos en la entrada “Blanco perfecto”) Raúl González como máximo artillero en la Champions balompédica. Que los dos supremos realizadores en las dos máximas competiciones continentales a nivel de clubes en los dos deportes por equipos más populares, sean españoles, nos muestra la nueva mentalidad de nuestro deporte que se ha ido plasmando en los últimos años en las actuales generaciones, con profesionales cuya ambición por el triunfo y la victoria raya a veces en lo obsesivo.   

Navarro ante su público, en el momento de convertirse en el máximo anotador histórico de Euroliga.


Pero volvamos a nuestro protagonista, al genio estético y poético del actual baloncesto europeo. Tales epítetos no son gratuitos, ya que el juego del catalán escapa de las esferas meramente físicas de velocidad o fuerza para entrar en terrenos de baloncesto febril, inconsciente, loco, suicida, y siempre impregnado de pinceladas de arte. En nuestra anterior entrada dedicada a este Dalí de la canasta comentábamos algo muy curioso: Navarro es un jugador muy poco evolucionado, su juego siempre ha sido prácticamente igual. Desde sus primeros asomos al baloncesto de elite como junior nos dimos cuenta de que se trataba de un jugador que desafiaba las leyes de la lógica deportiva, su estilo insolente trata de derribar todos los esquemas, de destrozar todos los planes, hacer trizas cualquier guión.   

Es en todo caso en eso que llaman “IQ baloncestístico” en lo que Navarro ha crecido y evolucionado. En una mentalidad más fuerte, y una capacidad para saber leer los partidos en cada momento. Y diríamos que no sólo los partidos, también las temporadas, las competiciones, los torneos, las situaciones. Una muestra muy clara fue el pasado Eurobasket de Lituania. Acudió al rescate del colapso que nos provocó una gran defensa polaca en la primera jornada para después mostrarse durante varios partidos en segundo plano, incluso con dos actuaciones francamente malas (Gran Bretaña y Turquía)… para explotar en cuanto llegaron los cruces, las eliminatorias, los partidos a vida o muerte. En una ocasión leí a Jorge Valdano, con su lucidez habitual, llamar la atención sobre un aspecto o situación que se da a menudo en el fútbol. Comentaba que si un jugador se pega una impresionante carrera en vano para acabar tirándose en plancha hacia un balón que se veía claramente que era imposible llegar, recibirá el aplauso del público puesto en pie ante la racial demostración de bravura y testiculina. Si por el contrario el jugador, consciente de sus limitaciones y de la imposibilidad de llegar a ese balón inalcanzable decide no hacer el mínimo gesto de ir hacia el esférico, guardando sus energías para los minuto posteriores, recibirá improperios y la desaprobación del respetable. Sin embargo el jugador de la segunda situación habrá sido mucho más inteligente.   

Yo creo en la naturaleza de los jugadores y en su comportamiento en base a esa naturaleza, a ese ADN que les hace competir con unas armas o con otras. Por ejemplo es fácil imaginarse a otro de los grandes de nuestro baloncesto, Felipe Reyes, como el futbolista del ejemplo de Valdano, tirándose en plancha hacia el graderío hacía un balón quimérico e imposible. Lo lleva en la sangre, es algo natural e instintivo en él. Sin embargo es difícil que veamos a Navarro “gastar” sus energías en un esfuerzo que puede considerar vano y hacer mella en su posterior rendimiento. Evidentemente estamos hablando de “IQs baloncestísticos” distintos, y ninguno de ambos jugadores merecería reproche alguno. Simplemente habrían seguido la naturaleza de su juego.   

Los dos máximos triplistas de la historia de Euroliga, ¡sólo puede quedar uno!


Veremos si este es el único record que cae esta temporada para Navarro, mantiene una lucha enconada con el gran Basile por ser el máximo triplista de la competición, pero teniendo en cuenta que el español tiene seis años menos no cabe duda de que si no es en este curso, más pronto que tarde será otra de las proezas que añadir a su prodigioso palmarés. 

jueves, 24 de noviembre de 2011

MURCIA, ¡QUÉ HERMOSA ERES!

Entre tanto jugador ilustre que sigue llegando a la Liga Endesa y en general al viejo continente (Splitter, Dragic, TJ Ford...), se nos cuela otro nombre interesante pero no con tanto brillo. Se trata del tirador Matt Walsh, quien hace tres temporadas firmó un buen curso en Manresa, aunque fue cortado mediada la temporada, pero dejó unos cuantos partidos para el recuerdo (contra el Estudiantes o el TAU, 33 y 32 de valoración respectivamente) . Recala ahora en Murcia para ayudar a reflotar a un UCAM cuyo comienzo de temporada puede parecer preocupante, pero tiene su lógica dentro de un equipo recién ascendido. La lesión de quien debía ser su estandarte en la cancha, Rob Kurz, jugador que por otro lado aún no había sido capaz de mostrar su calidad, dejaba a Augustine demasiado solo a la hora de echarse el equipo a la espalda. Yo sigo pensando que un equipo que cuenta con el juego interior que tiene el Murcia, y con un Josep Franch yendo claramente a más, los murcianos finalmente conseguirán el objetivo de la permanencia sin demasiados apuros.  


Sobre Walsh, como digo, es un jugador ya de sobra conocido en nuestra liga y en Europa. En el Villeurbane francés y en el Union Olimpija le vimos hacer grandes números en Euroliga. Tirador puro, acumula muchos lanzamientos durante los partidos, y no es precisamente un jugador sacrificado en el colectivo, pero ayudará al UCAM en lo que estaba siendo posiblemente su mayor defecto en este comienzo de temporada, la anotación exterior. El Murcia es el tercer peor equipo en puntos y en tiros de campo, y en triples muestran un preocupante 52 de 180, que a buen seguro mejorará con la llegada de este fino tirador.  


Pero vamos a ser sinceros, si traemos a Walsh a nuestro blog es por algo tan en apariencia prosaíco como el hecho de que es partenaire de toda una chica Play-Boy, y es que una de nuestras máximas, parafraseando a Oscar Wilde, es la de que la estética es más importante que la ética. Por lo tanto buenas noticias para el UCAM Murcia que en las gradas del Palacio de los Deportes de Murcia a buen seguro contarán en más de una ocasión con la presencia de la bella modelo y play-mate Lauren Anderson, quien además tiene el buen gusto, o la buena idea, de ser activista del conocido grupo mal llamado animalista PETA, y digo mal llamado animalista, porque en realidad poco hay más humano que defender a los seres más débiles y abogar por una convivencia no agresiva con las otras especies. Por lo tanto siempre he pensado que ser eso que llaman, a veces con desprecio, "animalista", es en realidad ser totalmente humanista. Estos, evidentemente, son otros temas, pero esos temas que también nos gusta tratar, buscando siempre alguna conexión con el "leit motiv" de esta página, que no es otra que la del mundo de la canasta.  


Disfrutemos por tanto con los triples de Matt Walsh y la belleza de Lauren Anderson.    


La ACB y sus refuerzos estéticos.

martes, 22 de noviembre de 2011

PAQUETERÍA EXPRESS

Hacemos nuestro habitual repaso a la jornada de nuestra liga privada El Tirador Melancólico del Supermanager ACB. Por fin se rompe la tiranía de Marc Rampas y su “Rudy’s hairdresser”, en esta ocasión la victoria va precisamente para Vitoria, esa tierra que tan buen baloncesto lleva viendo en los últimos tiempos, y tan buenos jugadores ha dado (como por ejemplo Pablo Laso). Kontor y su equipo “Paketes” consiguen su primera victoria de la temporada. ¡Enhorabuena! Eso sí, la clasificación general la sigue dominando el señor Rampas con mano de hierro.  

John Holmes, el rey de los paquetes.


Paketes
kontor
153,2
Thunder
dudotop69
147,8
Rudy`s hairdresser
Marc Rampas
145,8
Avenida Belmont
gunspector
145,6
mcgrady and friends
bishop77
141
Los Chicos Telepáticos 2
Douggy
131,2
Entelequia Israel
nachobsola
128,6
Lopez Vazquezball
gominsky
113,6
Condensador de Fluzo
Zaphod42
105,6
Condensador de Fluzo
Zaphod42
105,6
EL TIRADOR MELANCOLICO
Pepe Kubrick
97,8



General


Rudy`s hairdresser
Marc Rampas
999,8
Thunder
dudotop69
877
EL TIRADOR MELANCOLICO
Pepe Kubrick
871,8
Los Chicos Telepáticos 2
Douggy
846
Avenida Belmont
gunspector
836
Lopez Vazquezball
gominsky
809,4
Paketes
kontor
786
Condensador de Fluzo
Zaphod42
785,6
mcgrady and friends
bishop77
763,4
Entelequia Israel
gominsky
745,2


Errol Flynn, el paquete pianista.

sábado, 19 de noviembre de 2011

FUNNY GAMES

Quería dedicar esta entrada a lo que yo llamo ya "el triunfo de Laso". Con un balance en temporada de 10-4, no parece una marca apabullante para un equipo como el del Real Madrid, pero resultados al margen hay ya una victoria clara en el baloncesto propuesto por Pablo Laso para el Real Madrid: el del disfrute del aficionado que ve por fin a su equipo jugar sin miedo al fallo, correr la pista, pensar en atacar más que en defender, y ofrecer un espectáculo estético que siempre ha estado presente en este deporte, y que desgraciadamente con la aparición de entrenadores demasiado obsesionados con la pizarra y dispuestos a cortar las alas a los jugadores más imaginativos, hemos visto difuminarse en demasiadas ocasiones, como si la posibilidad de ser un equipo ganador estuviera reñida con la diversión para el aficionado. Afortunadamente no es así, que nadie nos engañe.  


Paul Westhead os lo dice claro: "¡Corred como cabrones!"




Pero no son sólo buenas las noticias para el aficionado no resultadista por parte del Madrid de Laso. Si echamos un vistazo a la Leb Oro, la antesala de nuestra Liga Endesa, vemos que el liderazgo está en manos del Iberostar Canarias, con una marca de 8-2 que viene acompañada de nada menos que 940 puntos en esos 10 partidos disputados hasta la fecha. Es decir, una media exacta de 94 puntos por partido. Una pasada. Su última víctima ha sido uno de los gallos de la competición, el Ford Burgos, al que anoche endosó 90 puntos. El Real Madrid en Euroliga lleva la extraordinaria media de 90 puntos por partido, algo sensacional en un torneo en el que nos han vendido la moto de que sólo se puede ganar a base de defensa.  


Pero es que esa es otra de las grandes mentiras de los picapedreros del baloncesto. El aficionado puede tender a pensar que uno de esos insulsos partidos que acaban con un marcador de 60-50 ha sido un encuentro muy brillante en lo defensivo, pero no tiene porque haber sido así. Plantear partidos a posesiones de 22-24 segundos, con jugadores atemorizados desde la banda ante el tiro por muy claro que lo vean si no han transcurrido los segundos y los pases pactados por el entrenador, conlleva juegos con un número de posesiones y de ataques, y por tanto de tiros, mucho más limitados que partidos planteados a posesiones de 10-12 segundos. Si uno ve partidos como el Unicaja-Real Madrid, o el Real Madrid-Efes (repito, si los ve, no si se queda sólo en el resultado), dificilmente puede decir que el Real Madrid "no defiende" o incluso que "defiende mal". La actividad e intensidad defensiva sobre todo exterior, la formidable presión en las líneas de pase, está siendo una de las grandes armas del Madrid de Laso para precisamente poder jugar a la carrera. El viejo axioma de "defensa-rebote-contrataque", y si no hay rebote porque has robado antes, o hecho perder el balón al rival con tu presión, aún mejor. Por tanto la idea de que un equipo que juegue descaradamente al ataque no trabaja en defensa no tiene ningún sentido. No obstante el equipo de Laso tiene mucho que mejorar, y mucho que mejorar en defensa, claro, sobre todo en la defensa interior y en la facilidad con la que les hacen puntos bajo canasta, pero ya analizaremos eso con más detalle en otra ocasión, hoy es sábado, y toca entrada "ligera".  


Congratulémonos los aficionados porque haya entrenadores como Alejandro Martinez en Canarias o Pablo Laso en Madrid decididos a que aquello por lo que les pagan, es decir, las victorias, no vayan reñidas con el disfrute del aficionado que paga la entrada. Al margen de resultados, ya están consiguiendo un gran triunfo. El de volver a llevar espectadores a los pabellones.  


Canarias se divierte.




Por último, un par de recomendaciones. El gran Gonzalo Vazquez vuelve a deleitarnos con otra joya de literatura deportiva en su blog del Punto G, que tiene en esta ocasión como protagonista indirecto precisamente a uno de los grandes apóstoles del baloncesto ofensivo, el ritmo alto y la velocidad en el juego: Paul Westhead. Un relato escalofriante que no se deben perder. Y lo otro, bueno, más que una recomendación es un poco de publicidad y auto-bombo, ya que esta noche estaré haciendo una de esas cosas que más me gustan: pinchar discos de vinilo de rock&roll. Será en el Weirdo, un nuevo garito de la noche malasañera de Madrid que tiene blog vecino.  


¡Feliz sábado!  

jueves, 17 de noviembre de 2011

LA ESTRELLA ROJA

"La manera cómo se presentan las cosas no es la manera como son; y si las cosas fueran como se presentan la ciencia entera sobraría" (Karl Marx)

Angry young man


Adam Morrison irrumpió en el mundo del baloncesto como uno de esos extraños elementos que surgen de vez en cuando y en cierta manera engrandecen este deporte. En primer lugar por sus inquietudes, su afán cultural, y compromiso político. Sin entrar en valoraciones ideológicas, al menos estamos hablando de alguien con preocupación sobre lo que le rodea. Por otro lado, nos referimos a un deportista que padece una enfermedad crónica: una diabetes de tipo 1 que le ha acompañado durante toda su carrera deportiva, dejando como una de sus habituales imágenes la del joven jugador inyectándose insulina en la banda en medio de los partidos. Cuentan que el héroe hipoglucémico de Montana no había recibido su chute azucarado en la final estatal colegial, a la que había llevado a su modesto instituto Mead, de Spokane. En esa final Morrison anotó 37 puntos, rubricando una campaña en la que había batido todos los records anotadores de su High School. La leyenda comenzaba a fraguarse. 

El pico.


La humilde pero siempre competitiva Universidad de Gonzaga fue la elegida por el inquieto Morrison para sus años NCAA. Un “college” cuya figura más destacada a lo largo de la historia ha sido con notable diferencia John Stockton. No estamos hablando precisamente de una de las factorías de jugadores  más brillantes en el baloncesto universitario, pero permitía a Adam continuar en Spokane, su ciudad adoptiva, “La ciudad de la tribu del sol”, el hogar ideal para un jugador con alma de guerrero como él.

Su carrera NCAA es, directamente, historia viva de esa competición. Actuaciones descollantes jornada tras jornada, anotaciones de 30 o 40 puntos en su año junior,comparaciones con Larry Bird… Era la nueva gran esperanza blanca. El nuevo alero que retrotraía esencias de un baloncesto puro. Su lucha contra la diabetes y sus imágenes autoinyectándose insulina en medio de los partidos le conferían un aura heroica, luchadora, legendaria. Además comenzaba a dar muestras de no ser un deportista al uso, expresando públicamente sus inquietudes por la política. Manifestaba abiertamente su admiración por el “Che” Guevara, y se dejaba fotografiar en su apartamento rodeado de “posters” de las figuras que le servían de inspiración: la combativa banda de rock Rage Against the Machine, el grandísimo Larry Bird, y por supuesto, el comandante “Che” Guevara. Morrison se mostraba así como un rebelde con causa, una figura NCAA desafiante con el “establishment”, alguien con algo que decir, con discurso. En definitiva un personaje de impacto dentro de un mundo a menudo demasiado previsible y cuadriculado como es el deporte de alta competición, aún recordando que en NCAA estamos hablando de deportistas que en ningún momento son profesionales a ningún efecto. 

Estrella mediática.


En el universo deportivo de jóvenes figuras que buscan el acomodo económico y el éxito fácil, Morrison se convierte en una "rara avis". Afirma sentirse atraído por las teorías de Karl Marx, y entre sus lecturas predilectas cuenta con John Steinbeck, Ray Bradbury o Jack Kerouac. Figura anacrónica por tanto en un mundillo en el que las inquietudes culturales y el cultivo intelectual, desgraciadamente, suelen brillar por su ausencia. 

Con ese doble impacto, deportivo y social, provocado en el baloncesto estadounidense, parecía claro que Morrison, quien ya se había dejado crecer un mostacho que se convertiría en característico, no iba a pasar desapercibido a la hora de llegar al profesionalismo. No espero a cumplir su año senior, tras tres años en Gonzaga plagados de actuaciones majestuosas y exhibiciones anotadoras, muchas de ellas colgadas en you tube, para el lector que busque profundizar, se presenta al draft de 2006. Pese a las dudas sobre su capacidad física para un baloncesto tan duro como el de la NBA, las generosas comparaciones con asesinos natos como Larry Bird o Nowitzki debido a su naturalidad anotadora y su excelencia en el tiro, le colocan como uno de los aspirantes a obtener una alta posición. Estamos como digo a comienzos de verano de 2006. Michael Jordan acaba de convertirse en General Manager de unos Charlotte Bobcats que han obtenido la tercera ronda para el draft. Tras ver como Toronto elige como número uno por primera vez en la historia a un europeo, el italiano Andrea Bargnani, y sus queridos Bulls al talentoso pivot LaMarcus Aldridge (que acaba en Portland), Jordan decide apostar por el  tirador de Montana. Un flamante número 3 para Morrison en un draft que, si bien no pasará a la historia como uno de los mejores, si es llamativo ver como nuestro protagonista queda por encima de auténticas figuras y estrellas NBA como Brandon Roy (nº6), Rudy Gay (nº8), o Rajon Rondo (un escandaloso nº21 para un jugador de su categoría), claro que más sangrante es ver a un Paul Millsap en segunda ronda con el número 47, autentico robo del draft para unos Utah Jazz con muy buen ojo.

Un goce estético, la mecánica del killer.


Parecía por tanto que nos encontrábamos ante una estrella en ciernes, practicante de un baloncesto puro, sencillo, natural, de tirador puro, el impacto de Morrison en la NBA debería hacerse notar desde el primer momento. En un equipo como los Bobcats, sin presión de resultados, en crecimiento, y rodeado de otros jóvenes jugadores como Emeka Okafor, Raymond Felton, Gerald Wallace o Sean May (precisamente rival ahora de Morrison en la Liga Adriática jugando en el KK Zagreb... quien les iba a decir a estos dos "prospects" de estrellas que iban a acabar viéndose en una liga tan menor con tan solo 27 años) 

Y ese impacto, como decimos, y para que resulte más sangrante sobre todo lo que vino después, efectivamente fue inmediato. Fue elegido "rookie del mes" en su debut, en Noviembre. Un día antes de acabar ese año 2006, que resultaría ya irrepetible en la vida del muchacho, puso la NBA a sus pies con 30 puntos frente a Indiana. La estrella que muchos preveían parecía que había nacido por fin, precisamente frente al equipo de la tierra de su gran ídolo, Larry Bird, el pájaro de Indiana. Pero lo cierto es que Morrison jamás volvió a repetir una actuación como la de aquel 30 de Diciembre de 2006... había alcanzado su techo en la NBA con sólo 22 años y en su segundo mes de competición. 

A partir de ahí comienza una bajada alarmante en su rendimiento de la que no se recuperará jamás. No acaba mal esa temporada rookie, con 11.8 puntos, 2.9 rebotes y 2.1 asistencias, una buena tarjeta para un debutante, que le confirma como cuarta espada de los Bobcats por detrás de Wallace, Felton y Okafor. Lo peor era la sensación de debilidad para una liga tan cruenta y que no toma prisioneros como la NBA. Su rendimiento de "más" a "menos" iba más allá del típico y lógico "rookie wall" que sufren los debutantes cuando llega la Primavera. Le hacía ponerse bajo sospecha en una competición tan poco dada a conceder segundas oportunidades como la NBA. Si Morrison quería recuperar ese estatus que parecía corresponderle tras sus dos primeros meses NBA, no le quedaba otra que trabajar todo lo duro que pudiera olvidando que fue número 3 del draft. Nadie le iba a regalar nada. Para un jugador cuyo lema había sido siempre "Determinación", no debería ser dificil levantarse ante las adversidades y demostrar ese espíritu guerrero y luchador que le había acompañado siempre, desde que se supo enfermo de diabetes. Pero esas adversidades puñeteras a veces buscan joderte a lo grande. Así, poco antes de comenzar la temporada siguiente, enfrentándose a los Lakers con quienes precisamente ganaría dos anillos años más tarde como agitatoallas de lujo, sufre una lesión de ligamentos cruzados tan grave que le deja en el dique seco para toda la temporada. Curso en blanco, en una franquicia de Charlotte que veía también como perdía aquella temporada a otro de sus jóvenes valores, Sean May, y con quien como hemos dicho, Morrison parece llevar una vida paralela en muchos aspectos, al menos en cuanto a desgracias se refiere.

Tras ese infortunado curso en blanco, Morrison comenzó la temporada sin encontrar su sitio en el equipo. Primero Jason Richardson, y luego la llegada de Boris Diaw y Raja Bell, eran obstáculos insalvables para la consecución de minutos del jugador. De sus aceptables 11.8 puntos en su primer curso, pasa a unos discretísimos poco más de cuatro puntos por partido, lo que le valdrían entrar en la pugna por ser el "Jugador más empeorado" en caso de concederse tal negativo galardón. A partir de ahí la carrera de Morrison comienza a conocer los infiernos baloncestísticos de ser un jugador residual en las rotaciones. Charlotte le manda a los Lakers, donde vemos a Adam ocupando el último lugar del banquillo angelino, ajeno a todo el glamour y el show-time del triunfal equipo californiano. Dos temporadas bajo las órdenes de Phil Jackson en las que en total juega 289 minutos repartidos en 39 partidos. Una estrella apagada para la cual ni sirven de consuelo los dos anillos conseguidos que no puede casi ni considerar como suyos. La cara del vaquero contestatario de Montana en la recepción del presidente Obama en la Casa Blanca es todo un poema. No es su sitio. 

¿Qué hace un rojo como tú en una Casa Blanca como esta?


Precisamente Washington será su siguiente parada, intentando encontrar sitio en la franquicia de los Wizards. No pasa siquiera el corte del "training camp". Se enfrenta a otro año en blanco en una carrera profesional con aspecto absolutamente fetal. Todo sigue por hacer, por desarrollar. La que iba para futura estrella ya no interesa a nadie. Entrena en su querida Universidad de Gonzaga, donde tantas glorias vivió, esperando una llamada de algún equipo NBA que nunca se produce. ¿Es posible que con tan sólo 26 años ya no tenga sitio en el baloncesto profesional? 

Idolo en Belgrado.


Así es como esta temporada decide dar el salto a Europa, y como si fuese un extraordinario guiño a su personalidad, el Estrella Roja de Belgrado es el destino escogido. Un club fundado durante la finalización de la II Guerra Mundial por la Liga Juvenil Antifascista de Serbia. Como si de repente las piezas del puzzle de su vida encajasen. En Belgrado Morrison vuelve a encontrar la motivación por competir, el calor y el aliento de una hinchada bulliciosa, como aquella que le veneraba en Gonzaga. Su adaptación a su nuevo equipo ha sido total desde el principio, las imágenes de su altercado con un joven jugador del Bayern Munich dan la vuelta al mundo del baloncesto. Sus gestos de amor y pasión hacia su nueva afición nos muestran a un Adam Morrison actualmente entregado y ultramotivado. Una nueva vida para este extraño jugador, ciclotímico, capaz de pendular desde la abulia más absoluta hasta el mayor ardor guerrero, acompañado todo ello de unos números acordes a un jugador de su categoría (segundo máximo anotador de la Liga Adriática en estos momentos con 19.33 puntos por partido, y promediando 19 en valoración, séptimo en ese ranking de toda la liga) Posiblemente y al fin y al cabo el caso de Morrison se trate simplemente del de todos los seres de esta tierra, incluidos los replicantes. El de alguien que tanto con un balón o con un libro en las manos se hace preguntas y busca su sitio. Quizás después de tantos avatares ya lo haya encontrado.  

Ciertamente, el Estrella Roja es un club con muchos encantos, ¿no les parece?

miércoles, 16 de noviembre de 2011

THREE-PEAT!!

Como los Bulls de los 90 de Michael Jordan en dos ocasiones (91-93 y 96-98), o sus queridos Lakers de principios de siglo XXI de Kobe y Shaquille (2000-02), Marcos Prieto repite victoria por tercera vez consecutiva en nuestra liga privada del Tirador Melancólico en el popular juego del Supermanager. Glorioso trienio el suyo que marca un ritmo asfixiante para los demás, que a duras penas podemos seguir la exigente marcha impuesta por su equipo, los “Rudy’s hairdresser”. De modo que sólo nos queda felicitarle nuevamente y ponernos las pilas para evitar que esto empiece a ser un paseo para sus huestes. Gran hombre de baloncesto, periodista de raza, magnifico deportista en las canchas del juego y de la vida, Marcos Prieto, Marc Rampas, su leyenda continúa… pero a buen seguro el resto de los jugadores aún tienen mucho que decir. Que nadie se relaje. 

Phil Jackson, experto en three-peats, explicando de una manera gráfica  sus  tácticas a Marc Rampas.


Clasificación jornada 7

Rudy`s hairdresser
Marc Rampas
180,6
EL TIRADOR MELANCOLICO
Pepe Kubrick
172,8
Paketes
kontor
159
mcgrady and friends
bishop77
155,4
Lopez Vazquezball
gominsky
122,2
Thunder
dudotop69
116,4
Condensador de Fluzo
Zaphod42
115
Avenida Belmont
gunspector
106,8
Los Chicos Telepáticos 2
Douggy
104,4
Entelequia Israel
nachobsola
103,8

Clasificación general

Rudy`s hairdresser
Marc Rampas
854
EL TIRADOR MELANCOLICO
Pepe Kubrick
774
Thunder
dudotop69
729,2
Los Chicos Telepáticos 2
Douggy
714,8
Avenida Belmont
gunspector
690,4
Lopez Vazquezball
gominsky
689,8
Condensador de Fluzo
Zaphod42
680
Paketes
kontor
632,8
mcgrady and friends
bishop77
622,4
Entelequia Israel
gominsky
616,6

martes, 15 de noviembre de 2011

CINCUENTA NOMBRES PARA LA EUROLIGA (V)

Bueno, por fin llegamos a nuestra última entrega sobre jugadores a seguir en esta Euroliga... disfrútenla (la Euroliga, no la entrada... bueno, eso también), porque quizás sea el mejor basket que podamos ver esta temporada, si nos quedamos finalmente sin la magia de la NBA.  



Stanko Barac (Anadolu Efes, 2.17, 25 años) La gran torre croata, el gigante de la esperanza para el baloncesto de su país junto a Ante Tomic parecía destinado a marcar una época en la ACB y en Álava, hasta que se cruzaron en su camino las poderosas liras turcas para llevárselo a un basket otómano que ha sido el gran dominador del verano. Al igual que Tomic adolece de cierta agresividad en su juego que le haría imparable para alguien de 217 centímetros y tan buena coordinación de movimientos, pero ya en su última campaña en el Caja Laboral dio un salto de calidad en su rendimiento muy notable, doblando prácticamente sus números. Está todavía adaptándose a su nuevo equipo, pero muestra una muy buena progresión en el comienzo de Euroliga, empezando discretito en los dos primeros partidos (Partizan y Spirou) pero ofreciendo actuaciones entre el notable y el sobresaliente cuando han llegado los rivales más duros (Milan y Maccabi) 

Donatas Motiejunas (Asseco Prokom, 2.13, 21 años) El jugador llamado a dominar las zonas a nivel internacional junto a Valanciunas y devolver a Lituania a lo más alto del baloncesto continental. Cortado por Kemzura de cara a la lista definitiva para el Eurobasket, disputa una Euroliga para desquitarse en un equipo que, realmente apenas tiene opciones. Lo bueno será observar como esta joven realidad sigue creciendo. Capacidad para jugar de "cuatro" y hacer daño por fuera. Buena mano. Ha sido primera ronda del pasado draft.     

El joven Donatas


Giorgi Shermadini (Bennet Cantu, 2.16, 22 años) Ojo a esta torre georgiana, que ha crecido al amparo de Obradovic en Panathinaikos, pasó por el Olimpija Ljubjlana, club ideal para progresar, y en Italia se está convirtiendo en una auténtica sensación. En sus comienzos, en el desconocido y tan poco documentado baloncesto georgiano, en las filas del Maccabi Tbilisi, se habla de actuaciones de ciencia-ficción, como que anotó 89 puntos en un partido, o una tarjeta de 76 puntos, 16 rebotes y 6 asistencias en otro (éste último está en you tube

Nenad Krstic (CSKA Moscu, 2.12, 28 años) Uno de los nombres más ilustres de esta edición de Euroliga, formando parte del plantel que sinceramente veo como favorito al triunfo final si mantiene esta actual plantilla en Primavera. Sin llegar a ser una estrella de primerísimo nivel, si que está claro que ofrece una de las carreras NBA más brillantes para un europeo en los últimos años, con sus mejores números en New Jersey con Jason Kidd sirviéndole balones. Finalizó la temporada en Boston como agente libre, por lo que ha firmado en Europa por dos años.  

¿Qué tiempo hace en Noviembre en Moscú?


Ioannis Bourousis (Armani Milan, 2.10, 27 años) Frontcourt griego con Fotsis y Bourousis en el Milan de Scariolo, representando Ioannis el papel de "poli malo", rol que acepta con gusto como uno de los interiores más duros del continente hoy día. Pero más alla de su agresividad en el juego, sus ocasionales malos modos, y sus episodios polémicos (amenazó con abandonar la selección griega tras la final liguera del año pasado frente al PAO por considerar que había sido un robo arbitral... estuvo implicado en tramas de amaño de partidos y doping, de las que salió declarado inocente), lo cierto es que se trata de un jugador de calidad exquisita y buena mano para hacer daño desde fuera.

Nikola Pekovic (Partizan Belgrado, 2.10, 25 años) La bestia montenegrina vuelve a un Partizan del que fue su referente interior durante tres temporadas, antes de firmar por la millonaria máquina griega del Panathinaikos de Obradovic, siempre atentos a fichar a cualquier jugador de maneras incipientes en el panorama continental. Cumplió en su temporada NBA en Minnesota, donde en principio tendrá que regresar cuando finalice el cierre, para seguir compartiendo espacio en la pintura con Kevin Love y atento a recibir los pases de Ricky.   

¿Bestia yo?


Akin Akingbala (SLUC Nancy, 2.09, 28 años) Si pensaban que el Nancy francés era sólo Batum, estaban equivocados, y si no fíjense en las evoluciones sobre el parquet de este animal nigeriano nacido en Lagos (paisano por tanto del gran Olajuwom), a quien algunos recordarán de su paso por el Plus Pujol Lleida en Leb Oro recién llegado de la liga de desarrollo. Reboteador nato, está firmando grandes números en ataque, y parece que por fin haciéndose un nombre en Europa.  

Sean Gregory May (KK Zagreb, 2.06, 27 años) Hacemos “trampa” con Sean May, ya que en realidad sale inicialmente como “cuatro” con Kasun como “cinco”, y es que al margen de estos dos jugadores interiores poco más ofrece el equipo croata, una de las cenicientas del torneo, acumulando hasta el momento cuatro derrotas siendo la más suave por 19 puntos. Eso lo dice todo. Pero no podemos olvidar que estamos ante una leyenda de los Tar Heels de North Carolina, con quienes ganó el título universitario en 2005 y cuya camiseta cuelga del Dean Smith Center. Un jugador que iba para figura NBA hasta que las lesiones comenzaron a cebarse en su carrera. En Zagreb verle jugar es un melancólico ejercicio de lo que pudo ser y no fue. Es hijo del talentoso Scott May, un alero que fuera número 2 del draft de la NBA y que, como su hijo, tampoco llegó a donde se esperaba por los infortunios físicos.  

La saga de los May, padre e hijo.


David Andersen (Montepaschi Siena, 2.12, 31 años) Un auténtico superclase este australiano tan capaz de jugar de espaldas al aro como matar por fuera. Demasiadas vueltas y cambios de equipo últimamente para un jugador de su categoría, en Siena busca volver a ser la estrella ganadora que fue en Moscú, donde conquistó en dos ocasiones este trofeo, para unirlos a su título en 2001 en Bolonia, en todas las ocasiones con Ettore Messina al mando.

Sofoklis Schortsanitis (Maccabi Tel Aviv, 2.06, 26 años) Big Sofo, Baby Shaq… en definitiva uno de los jugadores más impactantes que ha dado Europa en los últimos años. Una fuerza de la naturaleza con tendencia al sobrepeso, ha llegado a dar hasta 170 kilos en la báscula. Siempre mirado bajo lupa, cuando está en forma es un jugador determinante en ambas zonas, como pudo comprobar el Real Madrid hace unos días.      

Sofo, dispuesto a meter lo que le sale de los huevos.