¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

martes, 31 de enero de 2012

TODOS SOMOS GONZALO VAZQUEZ

"Ando muy cerca ya de convencerme de que si algún día tuviera un hijo difícilmente le recomendaría, por su propio bien, estudiar periodismo. Si sale bueno, me da que no tendría trabajo. Si en cambio sale malo tendría todas las papeletas para tener trabajo y hasta un buen dinero. Pero entonces no sería mi hijo." (Gonzalo Vázquez, La Unidad Invisible LIII, 11-10-2011)


Pocas veces el título de una entrada de este blog resultó una mentira tan descarada. No, evidentemente no todos somos Gonzalo Vázquez. De hecho Gonzalo Vázquez sólo hay uno. No sólo es poseedor de un estilo único, si no que además a su lado sólo se contempla la más terrible aridez desértica en una profesión que desde hace un tiempo puso en un muy segundo plano la calidad del trabajo para beneficio de términos como cantidad e inmediatez de la información. No importa como se cuente, no importa siquiera que la información no haya sido contrastada, no importa que cometas tamañas faltas de ortografía que harían sonrojar al mismísimo Mauricio Colmenero, y tampoco importa en absoluto que tu texto esté escrito como el orto de un simio. Por no importar no importa incluso que se mienta descaradamente. Esos tiempos en los que detrás del periodismo deportivo solían encontrarse plumas cargadas de brío capaces de transmitir emociones y sensaciones de puro vértigo vital empuñadas por tipos de aura entre melancólica y aventurera y afines a unos principios sólidos como las columnas del Partenón han sido sustituidos por el “apasionante” submundo de los “tweets” e informaciones de cuantas menos palabras mejor, no vaya a ser que al sufrido lector le vaya a dar una embolia cerebral si tiene que leer más de dos frases seguidas.    

GV en el Prudential Center de Newark bajo los banners del equipo de hockey hielo New  Jersey Devils


Por lo tanto seamos sinceros, Gonzalo es lo que se suele decir un tipo “único en su especie”, una anomalía, un outsider, el “I don’t fit in” de la Paul Collins Beat. Si recurrimos a este tópico grito solidario con el que hemos titulado nuestra entrada de hoy es porque todos los seguidores del deporte en general, del baloncesto en particular, y de la NBA en concreto, hemos recibido una puñalada con el anuncio de la despedida de Gonzalo Vázquez de ese Nueva York desde donde ha estado más de dos años narrándonos la NBA desde dentro, haciendo un auténtico periodismo de trinchera y supervivencia. Cumpliendo su gran sueño de seguir el mayor espectáculo del mundo desde su interior, un sueño que, como hemos podido comprobar, encerraba su lado amargo, su reverso oscuro y tenebroso. 

No conozco personalmente a Gonzalo Vázquez, mi única relación con él se ha basado en algunos cordiales y cibernéticos intercambios de mensajes, palabras y opiniones, pero la fuerza de sus textos y la inteligencia con que ha tratado cada tema que ha tocado alrededor del mundo de la canasta me han producido placeres difícilmente explicables a través de las palabras, esas que tanto se esmera en cuidar este artesano de la comunicación deportiva. He probado a acercar la obra de Gonzalo a gente que no es afín al baloncesto, y en todos los casos la respuesta siempre ha sido positiva. Vázquez trasciende el contexto deportivo para erigirse en un escritor con mayúsculas. 

La importancia de la figura de Gonzalo Vázquez en el actual conocimiento de la NBA que tenemos en España hoy día es tal que dudo que no haya un solo seguidor de la liga estadounidense que no haya degustado en alguna ocasión cualquiera de sus escritos sobre el baloncesto yanqui. Recordarán los lectores de este blog que Gonzalo ya protagonizó una de nuestras entradas (entrada que por cierto figura como la más leída en la corta historia de este blog, por si alguien tiene dudas sobre lo que significa el nombre de Gonzalo Vázquez para el aficionado exigente y que busca calidad informativa sobre la liga profesional estadounidense), por lo que no vamos a extendernos demasiado en repetir todo lo que significa la existencia de un escritor de este calibre entre las batallas del parquet y las algarabías de los vestuarios de las franquicias NBA. Pero ciertamente y por estos pequeños instantes, déjenme creer que todos somos Gonzalo Vázquez… 

Basket a flor de piel.


Anoche, mientras hacía tiempo para ver el vigesimoprimer partido de Ricky Rubio con la camiseta de los Minnesota Timberwolves (y de nuevo otra exhibición del genio español con su noveno doble-doble de la temporada, desatando en el tercer cuarto un infierno ofensivo sobre la cancha que ha sido de lo mejor que llevo visto esta temporada en la liga, aunque ya nos detendremos sobre eso en otra ocasión), me acerqué a esa “Unidad Invisible” de Yahoo Eurosports en busca de la última actualización de Gonzalo, para paladearla entre las volutas de humo sucesoras de otra de mis tardías cenas para dejar atrás una jornada más de infumable espanto laboral y me encontré con su sincera, desgarradora y bestial carta de despedida de esas unidades que tanto nos han acompañado durante los dos últimos años a tantos y tantos aficionados (y cada vez más, diría yo, creándose una especie de culto alrededor de la figura de Gonzalo de manera natural, sin apenas grandes altavoces ni estridencia mediática, simplemente con el “boca a boca” entre los buenos aficionados que se sientan a leer y encuentran por fin aquello que llevaban tiempo buscando y en los grandes panfletos nadie era capaz de dárselo, más preocupados por el último exabrupto de Mourinho o la enésima chiquillada de la estrella de turno), de modo que anoche me di una cibervuelta por esos mundos de Dios y pude que constatar que, en efecto, ayer todos éramos Gonzalo Vázquez, y en un buen número de foros y blogs los aficionados se hacían eco de la noticia cargados de la lógica pesadumbre. Tantos que no podría enlazarlos todos, aunque los fui publicando en mi muro de Facebook, por si a alguien le interesa echarles un ojo, cosa que dudo en vista de que lo único que parece llamar la atención en tal red social es el 5% de tiempo y espacio que puedo dedicarle a asuntos, digamos, políticos, que yo prefiero llamar sociales, viendo como en cuanto me hago eco de algún escándalo o vergüenza de esos que se hacen llamar nuestros representantes, alguien acude al grito de “¡y tú más!”, como para demostrar que el talibanismo de las siglas políticas ha sido capaz hasta de imponerse a nuestro sentido común. Como digo repasé y leí las reacciones ante la noticia del abandono de Gonzalo del epicentro de la NBA, buscando por ese tipo de escenarios un poco “undergrounds” de la red, no en las webs de información deportiva o general, ya que Vázquez es como decimos una figura de culto, lo cual no significa ser una figura “popular” o “famosa” (es decir, Belén Esteban puede ser todo lo famosa que quiera y que le guste pensar que es, pero no encontraría culto alguno hacia su figura ni entre los barrotes de las jaulas del zoológico de la Casa de Campo de Madrid… o eso me gustaría creer) y sentí en esa noche triste (alumbrada minutos más tarde por los furiosos relámpagos de Ricky Rubio) un especial hermanamiento con esos blogs también dedicados a la canasta. En mayor o menor medida Gonzalo nos ha influido a todos, nos ha demostrado que el baloncesto y el cuidado de las formas literarias no deberían ir reñidos.   

Gonzalo, en la línea del frente.


Tampoco queremos perder la perspectiva de las cosas del mundo y de la vida. La noticia nos duele, nos golpea duro, hunde nuestra mejor fragata, el barco del que más orgullosos nos sentimos, pero afortunadamente no estamos hablando de ninguna de esas cosas irremediables y que suponen el fin absoluto. Seguiremos disfrutando de Gonzalo en otros frentes, seguro. Suponemos que El Punto G continuará ofreciéndonos vidas y milagros de nuestros santos favoritos, bajadas a los infiernos de ángeles caídos, y en definitiva toda esa intrahistoria tan apasionante del baloncesto estadounidense. Espero igualmente que la revista oficial de la NBA recupere su ritmo mensual en la que Gonzalo nos deja el recuerdo de algún momento mítico del baloncesto norteamericano más reciente. También hemos conocido de la inminente aparición de una nueva publicación, “Cuadernos de Basket”, que han tenido el enorme acierto de contar con Gonzalo. Atención a esto porque tiene una pinta bárbara, mantendremos informados sobre este nuevo proyecto en la medida de lo posible. Y también hay que recordar, y celebrar, que Vázquez ha sido uno de los recientes fichajes de esa web tan interesante llamada Jot Down Cultural Magazine (de donde hemos sustraído impúdicamente las fotos para la entrada), un magazine virtual que intenta arrojar una mirada lúcida e inquieta sobre la actualidad, mundo del deporte incluido. Pero que quieren que les diga, yo tenía una especial predilección por La Unidad Invisible. Ese diario empapado de bucolismo ruidoso y urbano por donde transitaban las noctámbulas aventuras de nuestro autor favorito, quien nos abría las puertas de su nictálope existencia entre amoríos varios, achaques de salud, y por supuesto, encuentros de baloncesto más grandes que la vida. Sabemos que hoy día no está bien visto mostrar las vergüenzas del alma, u ofrecer ese “corazón al desnudo” del que hablaba Baudelaire, el único exhibicionismo que se permite es el de las tarjetas de crédito y la cuenta corriente, las cenas lujosas en los restaurantes más caros de la ciudad, o los viajes exóticos en primera clase, todo lo que valga para demostrar un exquisito tren de vida reservado para los elegidos. Desde aquí reivindicamos al hombre, y cuando decimos al hombre decimos al HOMBRE que se enfrenta desnudo a sus miedos y temores y exorciza sus fantasmas como puede, a través de copas infectas en los peores tugurios posibles, o derramando sangre negra sobre la blancura de un folio inmaculado. Por eso el Gonzalo Vázquez de La Unidad Invisible nos parece un gigante de las letras y de la vida, y adlátere a ello está ese mundo del baloncesto que nos permite traerlo de nuevo a este humilde rincón.   

Baudelaire, corazón al desnudo cabalgando el albatros. 


Para hacer más doloroso todo este asunto, anoche mientras leía las “últimas palabras” (al menos en cuanto a La Unidad se trata) de Gonzalo Vázquez, hacia un pequeño zapeo radiofónico en busca de sonidos con los que calmar el hambre de la solitaria noche, ese escenario que puede enloquecer hasta al más cuerdo de los hombres si no lo amansas a base de buenos pensamientos, y me encontré con esa infamia llamada “Punto Pelota” que parece ser ha revolucionado el mundo de la información deportiva, un mundo que si se encontraba en las alcantarillas, pasa directamente a las cloacas con engendros así. La voz de ese infraser balbuceante llamado Siro López golpeaba mis sienes a la vez que leía las calamidades a las que tenía que enfrentarse Gonzalo desde Nueva York durante todo este tiempo para poder ofrecernos un pedacito de ese sueño, pedacito que para muchos de nosotros ha sido el mayor sustento sobre el deporte que más amamos que hemos recibido jamás. No exagero un ápice si reconozco que estuve a punto de arrojar el aparato de radio por la ventana, e incluso llegué a pensar en precipitarme yo mismo visto los niveles de embrutecimiento y pobreza intelectual a los que ha llegado este mundo en el que la inteligencia sigue viviendo bajo sospecha. Por ello no es tanto un sentimiento de pena el que nos mueve como el de frustración, de rabia por la injusticia de que haya cosas que no se valoren, o de que el talento más que un buen arma con el que acompañarte en la vida, hoy día no sea más que una pesada alforja de la que es mejor desprenderse cuanto antes, no vaya a usted a convertirse en lo que sigue siendo el mayor estigma para un ser humano desde que el mundo es mundo: en un perdedor. 

En definitiva, la misma rebeldía que te produce el saber en el que vives en un mundo en el que es más conocido e importante David Bisbal que Matthew Sweet, o en el que Georgie Dann puede vivir en la abundancia mientras milagros como Pete Ham se suicidan.   

Sólo nos queda la búsqueda del refugio interior, allá donde cada cual es libre y dueño de si mismo y de con que alimentar su mente y espíritu. 

Larga vida a La Unidad Invisible.  

lunes, 30 de enero de 2012

REDEFINIR UNA POSICIÓN

Quizás hoy no sea el mejor día para escribir, una vez más por estos lares, sobre Ricky Rubio. Ciertamente su partido de anoche contra los Lakers fue una de sus actuaciones más grises de la temporada, mostrándose errático en el tiro y poco resolutivo en defensa. Aún así volvió a dejar unas cuantas acciones de esas que se quedan en la retina del aficionado, y los mejores minutos de juego T-wolf vinieron de sus manos a finales del tercer cuarto y comienzos del último, donde los Minnesota, espectacularmente dirigidos por Ricky, lograron remontar nada menos que 17 puntos de diferencia ante el equipo de Mike Brown. No obstante fue remar para morir en la orilla y el equipo de Minneapolis volvió a evidenciar enormes carencias en prácticamente todas sus líneas, lo cual no hace si no dar mayor mérito al hecho de que este equipo lleve ya 9 victorias en su casillero en los primeros 20 partidos disputados.     

Como un Beatle conquistando América...


No fue ayer como decimos una buena noche para Ricky, pero no obstante hay que estar a las duras y a las maduras, y cumpliendo nuestro joven base internacional sus primeros 20 partidos en la mejor liga del mundo teníamos claro que hoy era un buen día para seguir repasando su brillante e impactante temporada, continuando nuestra actualización que conmemoraba sus diez primeros partidos en la NBA. 

Pese al mal sabor de boca dejado por su último partido, lo cierto es que en la decena de partidos consecutiva a nuestra anterior entrada dedicada al mago de El Masnou, las exhibiciones y buenas actuaciones han sido norma por encima de los malos partidos.   

Para empezar dejábamos a Ricky con un balance en su franquicia de 3-7 en cuanto a victorias-derrotas en sus diez primeros partidos. No obstante con muy buenas sensaciones y partidos competidos frente a equipos muy superiores a los Wolves, cuando no favoritos claro al título esta temporada (casos de Miami u Oklahoma), sin embargo esta decena de encuentros que analizamos en esta entrada se salda con un balance favorable de 6-4. Algo realmente espectacular si hablamos de una franquicia que, recordemos una vez más, en las dos últimas temporadas ganaba tres de cada diez partidos. Luego hay motivos para sonreír en el club de Minneapolis. Decena de partidos en los que Ricky ha aumentado considerablemente (y peligrosamente diría yo, ya que tanta minutada empieza a pasar factura en las piernas) su tiempo en la pista, se ha asentado como titular,  y ha visto como su rol y liderazgo se han afianzado, y ya nadie duda de que es directamente el segundo jugador más importante del equipo tras, como no, Kevin Love.   



Estos diez partidos se iniciaban precisamente con el encuentro que nos sirve para titular la entrada de hoy como desvelaremos más adelante, gracias a Monty Williams, head coach de la franquicia neorleana. Ricky contribuye decisivamente a la victoria con 12 puntos, 9 asistencias, 4 rebotes y 3 robos, rozando otro doble-doble de esos a los que nos tiene tan acostumbrados.   

Contra Atlanta llega a su tope anotador (que repetirá un par de semanas después contra San Antonio), llegando a los 18 puntos, acompañados de 12 asistencias, 4 rebotes y 5 robos, en una de sus mejores faenas, que sin embargo no sirvió para la victoria, pese al empeño del base español que en todo momento metió a su equipo en el partido, incluyendo esos cinco puntos en los instantes finales con un triple que empataba el marcador. Una vez más la falta de experiencia y madurez condenó a los Wolves a otra derrota pese a dejar una buenísima imagen en una cancha a priori inasequible para ellos como la de los Atlanta Hawks.

A partir de ahí tres victorias seguidas de Minnesota frente a Sacramento, Detroit, y sobre todo, y muy meritoriamente, tomando el Staples Center de Los Angeles frente a los esta temporada poderosos Clippers, con otro triple final para empatar el marcador, y el celebrado buzzer-beater de Love en la jugada final. Ricky, sin maravillar en números, dejó sensaciones de liderazgo brutal, siendo decisivo en la defensa sobre Chauncey Billups en los instantes finales, e incluso atacando a un Mo Williams que estaba siendo el mejor del partido, y provocando su expulsión. Pese a no dejar una tarjeta estadística tan brillante como en otros encuentros, lo cierto es que esa jornada en el Staples fortaleció enormemente la figura de Ricky como jugador jerárquico y con capacidad para dominar partidos en ambos lados de la pista. No es habitual ver a un rookie ser capaz de provocar faltas en ataque a auténticos veteranos de la NBA como los citados Billups o Williams. Fue un magnífico golpe de autoridad, de esos que no suelen reflejarse en las estadísticas, pero otorgan a un jugador rango y graduación sobre el parquet. Esa noche Ricky se ganó ese título que sólo ostentan los más grandes directores del juego, el de “floor general”.  

Ricky dominando la situación ante Billups. El partido del Staples, sin ser su mejor actuación en números, si lo fue  en sensación de autoridad.


Tras tomar el Staples la pandilla de Ricky cayó en la siempre complicada cancha de Salt Lake City, a pesar del estupendo trabajo de Rubio (17 puntos, 11 asistencias, 3 rebotes, 4 robos) y posteriormente en casa ante los sorprendentes Rockets de Kevin McHale, para retomar la senda del triunfo ante dos rivales muy complicados pero a los que parecen haberles tomado la medida esta temporada, ya que les han vencido las dos veces que se han visto las caras. Dallas Mavericks, los actuales campeones que además celebraban la “fiesta del anillo” ante su afición y cayeron estrepitosamente ante unos Minnesota liderados por un Ricky que realizó una brutal exhibición de exhuberancia física. Con Luke Ridnour ausente por lesión, además de la ya habitual de JJ Barea, nuestro protagonista se mantuvo en pista nada menos que 46:27 minutos de juego, o dicho de otro modo, apenas encontró un mínimo descanso de minuto y medio en todo el partido. Una brutalidad que no le impidió rendir en todo momento y acabar con 17 puntos, 12 asistencias, 7 rebotes y 4 robos, a la puerta de su primer triple-doble, que visto lo visto no parece tan descabellado pensar que pueda llegar en su temporada de novato. Ricky aún se guardó fuerzas tras tamaña paliza para tan solo 48 horas después ajusticiar a los Spurs con su octavo doble-doble de la temporada. 18 puntos y 10 asistencias frente a un Tony Parker quien es ya un viejo conocido (otra de esas cosas que no dejan de asombrarnos de Ricky, que estemos hablando de un chaval de 21 años, y duelos como los que mantiene contra Parker nos parezcan ya clásicos del baloncesto moderno)   

Tony y Ricky, viejos enemigos.


Anoche, como ya hemos comentado, un Ricky agotado y extenuado ofreció su peor cara frente ante estos nuevos y defensivos Lakers de Mike Brown (afortunadamente para el aficionado español en cambio pudimos disfrutar de la mejor versión de Pau Gasol, ofreciendo una exhibición de recursos ofensivos de puro “power-forward” tanto al poste como a la media distancia, y con una serie de asistencias a Andrew Bynum en el decisivo tramo final que vuelven a confirmar que Pau es el hombre alto con mayor entendimiento del juego y mejor visión de toda la liga), y es que mucho nos tememos que las piernas de Ricky de un momento a otro tendrán que empezar a pagar la tremenda exigencia física a la que se está viendo sometido. No obstante sus primeros 20 partidos NBA le confirman, no sólo como uno de los mejores rookies de esta temporada, cosa que no admite discusión, si no directamente ya como uno de los mejores bases de toda la liga, esto es, del mundo.  

Pau se la jugó anoche a su amigo.
  

Los números de Ricky en estos momentos le colocan como el tercer mejor asistente de toda la liga, sólo superado por Steve Nash y Rajon Rondo. Tercero también figura en robos de balón por partido, donde sólo le miran por encima Mike Conley y Chris Paul. El base español es por lo tanto Top-3 en dos de las categorías más definitorias del trabajo de un base. No cabe ninguna duda, Ricky ya es uno de los bases “pata negra” de la NBA, una liga que se confirma como el habitat natural para su juego que, vuelvo a repetir, es la perfecta conjunción entre la ortodoxia y la heterodoxia. Es el chaval que sigue jugando para divertirse como si estuviese en el play-ground de su barrio, pero es a la vez el veterano de 21 años que es capaz ya de dominar partidos ante bases que llevan 15 años de carrera NBA a sus espaldas, y que sólo juega con la obsesión de la victoria entre ceja y ceja. Su cita con Kobe Bryant para los JJOO de Londres es un ejemplo. 

Como escribí hace unos párrafos, el título de la actualización de hoy se la debemos a Monty Williams, el joven entrenador jefe de los New Orleáns Hornets, cuando tras sufrir en sus carnes el juego de Ricky afirmó que el catalán era un jugador tan especial que incluso podría redefinir la posición de base. Pocos elogios más estratosféricos se me ocurren para un jugador de baloncesto que el ser considerada su carrera como la que marque un antes y un después en su posición. Nosotros no vamos a llegar tan lejos, ya que en más de 100 años de historia de este deporte es muy difícil pensar que realmente haya nuevos “especimenes” capaces de hacer cosas que no se han hecho antes. Es cierto que el evolucionismo salvaje de este deporte no se ha detenido jamás y a nadie sorprende ya la posibilidad de la existencia de hombres que con apenas 1,70 de estatura puedan machacar la canasta, o de gigantes de 2,20 que driblen como un auténtico base. El baloncesto parece no poner límite alguno a todas las fantasías y proezas inimaginables. Pero desde luego hay mucho en las palabras de Williams para mover a la reflexión sobre el tipo de jugador que representa Ricky en el baloncesto NBA. Ese baloncesto NBA en el que cada año aparece un Kyrie Irving, pero créanme… sólo hay un Ricky Rubio. 

martes, 24 de enero de 2012

EL ETERNO BUCLE DE MARC RAMPAS

Al final vamos a tener que admitir el chaval controla de esto. Marcos Prieto, Marc Rampas, consigue su enésima victoria en nuestra liga privada del Supermanager El Tirador Melancólico. No ha sido una buena jornada sinceramente, y las puntuaciones bajas han sido la nota predominante. Tampoco hay cambios en la general, una general lógicamente cada vez más dominada por nuestro protagonista de hoy. En fin, lo que se dice, una jornada sosa la 17. Los nervios del pasaporte a la Copa del Rey y esas cosas.  


El Rampas celebrando una nueva victoria imitando a su tío Larry, un redneck de Indiana.


Jornada 17





Rudy`s hairdresser
Marc Rampas
150,2
Lopez Vazquezball
gominsky
148,4
Paketes
kontor
144,6
Thunder
dudotop69
133,4
EL TIRADOR MELANCOLICO
Pepe Kubrick
127,6
Condensador de Fluzo
Zaphod42
123,2
Los Chicos Telepáticos 2
Douggy
114,6
mcgrady and friends
bishop77
91,8
Avenida Belmont
gunspector
85,4
Entelequia Israel
nachobsola
56



General





Rudy`s hairdresser
Marc Rampas
2462,2
Los Chicos Telepáticos 2
Douggy
2256,2
Thunder
dudotop69
2189,4
EL TIRADOR MELANCOLICO
Pepe Kubrick
2165,8
Paketes
kontor
2116,2
Condensador de Fluzo
Zaphod42
2023,8
Lopez Vazquezball
gominsky
1983,2
mcgrady and friends
bishop77
1834,4
Avenida Belmont
gunspector
1760,4
Entelequia Israel
nachobsola
1378,4

lunes, 23 de enero de 2012

¡HABEMUS COPA!

Tras una apasionante última jornada de la primera vuelta de la Liga Endesa, esta mañana ha tenido lugar en Barcelona el sorteo que ha emparejado a los ocho elegidos para la conquista del torneo. Día de fiesta por lo tanto para nuestro baloncesto, que se ha vestido una vez más con sus mejores galas en una ceremonia breve y sencilla, sin alargamientos de tiempo innecesarios, y con nuestros jugadores demostrando su habitual saber estar, sin extrañas exhibiciones en busca del look más megaultrapijofashion tan querido por los (sigh) futbolistas actuales (les aseguro que hace décadas no era así, los futbolistas se vestían y comportaban como hombres)    

Los ocho representantes de los equipos clasificados.


Ya habrá tiempo de analizar los emparejamientos y hacer pronósticos, ya que será fundamental conocer el estado físico y anímico en el que lleguen los ocho equipos a la cita. Clave para el Unicaja saber si podrá contar con Joel Freeland, y que decir del Real Madrid y el concurso de Nikola Mirotic.   

Kaloyan Ivanov, impecable con un abrigo estilo crombie, y lástima que no se puedan apreciar los creepers  que llevaba de calzado, junto a Marcelinho Huertas. Fue el primer emparejamiento en salir y condicionó que el resto del sorteo provocase derbis.


Una vez más la Copa del Rey de la ACB convertirá nuestro país en el centro del baloncesto europeo, y casi mundial durante unos días, los que van del 16 al 19 de Febrero. Un torneo del KO en el que en el transcurso de 72 horas los equipos y jugadores han de dar lo mejor de si mismo para alcanzar la gloria. Una cita a la que se llega después de 17 jornadas apasionantes, con el broche final en la mañana de ayer, con la emoción a flor de piel en distintos escenarios. Un bravísimo Cai Zaragoza a punto de dar la campanada en el Palau, cuyos jugadores habrán pensado que maldito día escogió Navarro para volver de su lesión; un Valencia que consumó el desastre que se comenzaba a intuir hace semanas y se precipitó al abismo cayendo estrepitosamente en una cancha que a día de hoy debería resultarle asequible como la del Fiatc Joventut; un Fuenlabrada que cumplió su parte ganando en casa y esperó que la lógica de algún pinchazo le diera pasaporte copero; un Cajasol que certificó lo que tenía casi hecho… y por supuesto, ese Lagun Aro GBC que llega por primera vez en su historia a la fase final de este torneo en una temporada en la que ha empezado perdiendo sus cuatro primeros partidos, y en la que ha llegado a estar con un balance de 2-8. Increíble y admirable lo suyo.   

Quino Colom y Jayce Carroll, el derbi madrileño.


Por último, no queremos cerrar esta entrada sin mandar un fuerte abrazo y nuestros mejores deseos y mejor karma al gran Manel Comas, el sheriff de los banquillos, que ha anunciado el padecimiento del maldito cáncer. Muy mala noticia para todos lo que amamos esto, y las retransmisiones del fin de semana en Teledeporte se nos quedan muy cojas. ¡Animo sheriff!   

Fuenlabrada fue ayer una fiesta, ¡enhorabuena!


Emparejamientos y cuadro Copa del Rey 2012 

Real Madrid
Fuenlabrada

Unicaja
Cajasol

Barcelona
Lucentum Alicante

Caja Laboral
Lagun Aro GBC

jueves, 19 de enero de 2012

NO MIRES A LOS OJOS DE LA MAMBA

“¡Oh, Dios!
Soy tan feliz cuando me das tu dolor.
Ahora dame también tu amor.” 

(“Miedo”, Los Enemigos, “La vida mata”, 1990)   

Cartel promocional de uno de los espectaculares últimos anuncios de Kobe para Nike.



Las últimas actuaciones del escolta angelino Kobe Bryant vuelven a ponerle en la primera plana del baloncesto mundial. Aquella de la que realmente nunca ha salido, pero por si acaso hubiera alguna duda sobre si a sus 33 años la mamba negra aún no tenía suficiente veneno en sus colmillos para fulminar a sus rivales. Durante este mes de Enero le hemos visto hacer 37 puntos a Houston, 30 a Portland, 39 a los Warriors, 48 a Phoenix, 40 a Utah, 42 a Cleveland y 42 de nuevo a los vecinos Clippers. Todo esto en apenas dos semanas de auténtico vértigo anotador para esta serpiente asesina que ha bailado una danza mortal sin piedad con todo aquel que se ha ido encontrando en su camino. Ha sido tal su nivel de juego que ha vuelto a ponerse sobre el tapete ese viejo y a menudo estéril debate sobre la legitimidad de Kobe como sucesor de Michael Jordan, contribuido por el propio “His Airness” afirmando que Bryant es el único con derecho a recibir la comparación con su figura, en unas declaraciones a un periodista que está escribiendo la enésima biografía del mito de los Bulls. Los números anotadores de Kobe no dejan lugar a dudas, vuelve a estar a su mejor nivel, en ese escenario de baloncesto imposible en el que aprovecha cualquier recodo para encestar, acompañado siempre de una estética que hace que siga siendo posiblemente el jugador con mayor belleza en sus movimientos. Sutil como un bailarín y letal como esa mamba negra que ya se ha convertido en su mejor apodo. Pero más allá de sus estratosféricos números en anotación Kobe está demostrando que no le ha afectado el cambio de estilo tan pronunciado que se ha producido en la franquicia angelina, históricamente un club consagrado al espectáculo y al “showtime”, y ahora convertido en un equipo basado en la fortaleza defensiva y el orden en ataque por obra y gracia de Mike Brown (y Ettore Messina) Sus estadísticas hasta el momento son de 30.8 puntos, 5.7 rebotes y 5.5 asistencias, que le sitúan como uno de los más firmes candidatos al MVP. Cuando parecía que su reinado en la mejor liga del mundo claudicaba frente a la pujanza de los LeBron James, Kevin Durant o Derrick Rose, el genio de Philadelphia vuelve a ofrecer su mejor baloncesto para disfrute de todos los aficionados, y demuestra una vez más y como hemos visto en tantos ejemplos que los 33 años no es si no la edad ideal para comenzar a jugar mejor que nunca a este deporte.   

El mejor "fade away" de la liga, poesía en movimiento.


Pero hay algo más detrás de la fantástica temporada de Kobe Bryant hasta la fecha, un contexto que uno ya no sabe bien como calificarlo, si de locura, masoquismo, o excitación. Me refiero al hecho de que el escolta está jugando con los ligamentos de la muñeca derecha desgarrados desde que comenzó el actual curso, a causa de una lesión en un partido de pretemporada ante los Clippers. Kobe se está inyectado analgésicos por vena cada noche para aguantar el dolor, pero está claro que no piensa parar y dejar al equipo en la estacada en una temporada que se presumía complicada. Se estima que si pasase por el quirófano para reparar su serio desgarro muscular (es decir, lo que haría cualquier persona con una mente normal) tendría que estar unos tres meses de baja. Algo impensable para un auténtico enfermo de este deporte y alguien para quien competir es como respirar. Las dudas que me surgen son sobre su participación en los JJOO de Londres. Como ya expresé en una anterior entrada, el oro en los Juegos Olímpicos es lo más grande a lo que puede aspirar deportista alguno, y por ello es muy difícil que ninguna de las estrellas americanas vaya a borrarse de la lista final. No obstante Kobe ya tiene este oro, y quien sabe si aprovecharía el verano para parar de una vez y curarse, o si en realidad seguirá aguantando el dolor y se calzará la zamarra yanqui para conseguir su segundo oro olímpico e igualar así en otro registro a Michael Jordan. Sea como fuere hay que quitarse el sombrero ante Kobe Bryant, un auténtico “old school” al que ya hemos visto en otras ocasiones jugar lesionado y hacerlo al máximo nivel. Un tipo de otro pasta. O quizás sea una cuestión que obedece a la naturaleza y la genética animal, cuanto más sufre, más ataca. 


martes, 17 de enero de 2012

SIXTEEN AGAIN

Esta semana arranca la segunda fase de la Euroliga, el siempre apasionante Top-16 en el que apenas en seis partidos los dieciséis equipos participantes se juegan sus opciones de seguir en liza en la máxima competición continental. Apenas hay margen para el fallo. Los clubes echan sus cuentas y se da por buena la ley no escrita de que las posibilidades pasan por no dejar escapar ni un partido en casa y arañar algún triunfo fuera, en busca de las cuatro victorias en el casillero que salvo alguna rocambolesca carambola suele dar el pase a los cruces. Es el último año en el que Top-16 se dirime con el actual formato de cuatro grupos de otros tantos equipos. A partir de la próxima temporada los clubes supervivientes se verán las caras repartidos en sólo dos grupos de ocho equipos, con lo cual aumenta el número de partidos de la competición, ya que en vez de los seis choques actuales del Top-16 pasaremos a catorce. Es una buena noticia por el hecho de que el aficionado tendrá mucho más baloncesto para disfrutar, aunque por otro lado se pierde mucha de la emoción del Top-16 actual en el que apenas hay margen de error y cada partido es casi una final. Lo normal es que este cambio favorezca a los equipos más poderosos, que de esta manera tendrán mayor terreno para recuperar los posibles y primerizos tropiezos, y dificulta sorpresas como la que vivimos hace dos temporadas cuando aquel corajudo Partizan de Belgrado de Vujosevic dejaba fuera a todo un Panathinaikos en un grupo en el que también estaba nada menos que el Barcelona, a la postre campeón de aquella edición, en uno de los Top-16 más excitantes y emocionantes que recordamos. 

Miribilla ha de ser un fortín. 


Pero olvidemos el pasado, y dado que sobre el futuro formato ya tendremos tiempo de hablar, veamos que nos depara el apetitoso presente de la competición que como decimos se reanuda mañana con cuatro equipos españoles en pleno baile (pena de ese Caja Laboral), este es nuestro pequeño análisis de los cuatro grupos y nuestro pronóstico. Vaya por delante que ODIO hacer pronósticos, por varios motivos. Por un lado por mi certeza absoluta de la realidad de la incertidumbre, y perdón por esta especie de galimatías, pero precisamente lo que hace grande este deporte es que en esta a menudo constante lucha de davids contra goliaths nunca hay un favorito claro, todo puede suceder, cualquier resultado entra dentro de lo posible. Y por otro lado, y principalmente, odio hacer pronósticos porque como ya he expresado alguna vez en este blog estoy convencido de que soy lo que comúnmente se conoce como “gafe”, cual Paco Gonzalez (Tiempo de Juego, Cadena COPE) baste que formule o exprese algún pensamiento o deseo o análisis de lo que creo que puede suceder en el mundo del deporte para que suceda exactamente lo contrario, y en este caso, y estando por medio “mi” Real Madrid, me tiemblan las canillas de pensarlo. Pero evidentemente poco seria resultaría la entrada de hoy desmenuzando el Top-16 si no me lanzase un poquito a la piscina y mis análisis se moviesen única y exclusivamente en los insípidos terrenos de la ambigüedad y deslavazase frases balbuceantes del estilo “puede ser esto, pero también aquello, y no descartemos lo otro”, lo cual haría que los imagino ya de por si pocos (pero fieles) lectores de este artilugio mandarían con razón al cuerno a este pésimo juntaletras. 

Y ahora, dejémonos de preámbulos, y como diría Juan Valdés, vayamos al grano: 

GRUPO E: CSKA Y LOS DEMÁS 

Tras la decepción y sorpresa que supuso la pasada temporada quedarse fuera de la competición a las primeras de cambio, el equipo moscovita se reforzó a lo grande el último verano: Teodosic, Kirilenko y Krstic. Tres fichajes cuya sola presencia harían candidato a títulos hasta a un equipo de tercera división suiza, tanto más en el potente CSKA. Su participación está siendo hasta el momento impoluta, diez partidos, diez victorias, único equipo invicto. Nadie les ha podido hacer morder el polvo todavía, y aunque parece difícil que mantengan este ritmo y es posible que en el Top-16 llegue su primera derrota, todo lo que no sea pasar y como primeros de grupo sería una tremenda sorpresa. Junto a ellos el Olympiakos debería ser su acompañante a cuartos de final, a pesar de su tortuoso camino hasta aquí. Si vuelven a convertir su pabellón en un infierno, cosa que no les resultará difícil, y se aprovechan del fraticida duelo entre los dos equipos de la capital turca, la segunda plaza es una aspiración posible. Efes y Galatasaray lucharán por mantener vivo el sueño otomano de llevar algún representante a “su” (se celebra en Estambul) Final Four, cosa que hoy por hoy no parece fácil, especialmente para el Galatasaray que llega con balance negativo de 4-6 a esta segunda fase. 

Nuestro pronóstico: CSKA debe pasar como primero de grupo sin problemas, quizás dejándose alguna victoria, pero sobrados (6-0 o 5-1), Olympiakos impondrá experiencia y factor cancha para ser segundo, pero ojo al Efes. Serán claves ambos duelos entre griegos y cerveceros turcos. Al Galatasaray apenas le doy opciones, no creo que pase de las dos victorias, pero que sin servirles a ellos de nada si les pueden convertir en “jueces” del grupo, especialmente si derrotan a sus paisanos del Efes.  

Todos temen al CSKA de Kirilenko


GRUPO F: PASAR… Y EVITAR A LOS RUSOS 

Parece tal clara la superioridad del CSKA sobre el resto de equipos en esta edición de la Euroliga, que los equipos encuadrados en el grupo que ha de cruzarse con los moscovitas se ven en una doble obligación, no sólo pasar a cuartos, hay que hacer lo imposible por conseguir la primera plaza que salvo catástrofe rusa en el Grupo E no te condene al duelo con Kirilenko y compañía. El veterano en estas lides Montepaschi Siena de Pianigiani y el espectacular Real Madrid de Pablo Laso parecen claramente a los dos otros dos combinados, los españoles Unicaja y Gescrap Bilbao, que confieren a este grupo un aspecto de mini-liga ACB, con la dificultad para el pronóstico que supone el que tres equipos que se conocen tan bien se enfrenten entre sí a vida o muerte para seguir adelante en Europa. Especialmente los vascos lucharán por dar la campanada y colarse hasta cuartos, demostrando una vez más que cuando peor pintan las cosas para los hombres de negro mejor saben reaccionar, como demostraron en la primera fase de Euroliga o incluso en los últimos partidos de Liga Endesa, donde pese a estar prácticamente desahuciados de la clasificación para la fase final de la Copa del Rey, mantienen un pequeño halito de esperanza cuales náufragos asidos a un madero en medio de la mar. El “Efecto Miribilla” aspira una vez más a ser fundamental. Unicaja es un equipo que de la mano de Chus Mateo ofrece un baloncesto realmente sensacional y de ritmo alto cuando encuentra su mejor versión, el problema es la dificultad que tiene para llegar a esa versión un equipo con constantes problemas físicos y fichajes temporales. 

Nuestro pronóstico: la experiencia de los de Pianigiani, junto a la dificultad para los españoles de enfrentarse entre sí, puede ser una gran baza para un primer puesto italiano. Fundamental el duelo Siena-Real Madrid con dos estilos muy diferentes en su juego. Bilbao a esperar su oportunidad y Unicaja con pocas opciones. Aún así difícil mojarse, pero apostaría por Siena y Madrid, con un 51% de posibilidades para los italianos de ser primeros de grupo.   

Pianigiani, un clásico.


GRUPO G: SCARIOLO CONTRA OBRADOVIC 

Bajaban las aguas revueltas por Milán, en vista de que el ilusionante y millonario proyecto que habían puesto en manos de Sergio Scariolo no acababa de cuajar. Los italianos finalmente han logrado meterse en la segunda fase cuando llegaron a estar virtualmente eliminados, y nadie se atreve ahora a considerarlos sin opciones de llegar a la Final Four. El PAO, actual campeón, debería manejar el grupo a su antojo sin grandes dificultades. El Fenerbahce por su parte puede ser la gran esperanza turca y arañar una valiosa segunda plaza. Unics Kazan han hecho una primera fase de lujo con un espléndido y sorprendente balance 7-3, pero hablar de cuartos de final parecen palabras demasiado mayores para una plantilla que ya ha cumplido de sobra este curso europeo. 

Nuestro pronóstico: Obradovic apretará para conseguir la primera plaza y evitar previsiblemente al Barcelona en el cruce. Scariolo ante la oportunidad de reivindicarse, para ello deberá pasar por encima de un Fenerbahce obligado a mantener sus aspiraciones de jugar la F4 de Estambul. Unics puede ser juez aunque su destino es la cuarta plaza, apuesto por una mayor regularidad milanista que le dará la segunda posición.   

Obradovic, con su habitual alegría y buen humor.


GRUPO H: VIA LIBRE PARA EL BARÇA 

El último de los grupos parece una estupenda oportunidad para que el más fuerte de nuestros representantes establezca una jerarquía que le permita un plácido tránsito hasta cuartos, y posiblemente hasta la F4. El Maccabi parece claro aspirante a la segunda plaza, pero ojo al Cantú, que aunque ya ha cumplido llegando al Top-16, las toneladas de experiencia que acumulan “perros viejos” como Marconato, Gianella o Basile, junto al magnífico ambiente, puramente italiano que se respira en el Pala Desio les hace ser un rival duro y enconado donde los haya. Zalgiris, pese a contar con varios jugadores de calidad en sus filas parece uno de los equipos más flojos del Top-16 y con menos garra competitiva. 

Nuestro pronóstico: Barcelona apunta a la primera plaza y Maccabi si gana sus dos partidos al Zalgiris incluso se podría permitir caer en Cantú siempre y cuando sea por escaso margen. Apuesto por catalanes e israelíes como primeros y segundos respectivamente, pero ojo al Cantú que puede moverse entre las 3 y 4 victorias. Zalgiris dudo que supere los dos triunfos.   

Viejos rockeros con las guitarras aún muy bien afinadas.


 Como veis apenas apuesto por sorpresas, aunque me cuesta pensar que no vaya a pasar ninguno de los tres equipos turcos, pero estos son mis pronósticos. Alea jacta est!   


lunes, 16 de enero de 2012

¡MÁS APRETADA QUE EL PAQUETE DE DAVID LEE ROTH!

¡Viva el rollo!


Si amigos, ha sido ha nuestra última jornada del Supermanager del Tirador Melancólico, con unas puntuaciones bastante bajas, pero también muy ajustadas, a excepción de Nacho B. Sola y su “Entelequia Israel”, ¡pero que le pasa a este chico!, los demás muy parejos, y Marc Rampas que sigue marcando el ritmo. 

Felicitamos a nuestro paisano, desde El Bierzo el mítico Zaphod 42, también conocido como Britt, frikazo de tomo y lomo que esperemos que esta pequeña victoria parcial en la última jornada de nuestra liga le endulce un poco el tortuoso y duro camino que parece esperarles esta temporada a sus Boston Celtics, ¡seguiremos informando! 

Jornada 16





Condensador de Fluzo
Zaphod42
155
Los Chicos Telepáticos 2
Douggy
154,8
Paketes
kontor
154,4
Rudy`s hairdresser
Marc Rampas
152,8
EL TIRADOR MELANCOLICO
Pepe Kubrick
149,8
Avenida Belmont
gunspector
148,2
Lopez Vazquezball
gominsky
138
mcgrady and friends
bishop77
137,4
Thunder
dudotop69
131,4
Entelequia Israel
nachobsola
44



General





Rudy`s hairdresser
Marc Rampas
2312
Los Chicos Telepáticos 2
Douggy
2141,6
Thunder
dudotop69
2056
EL TIRADOR MELANCOLICO
Pepe Kubrick
2038,2
Paketes
kontor
1971,6
Condensador de Fluzo
Zaphod42
1900,6
Lopez Vazquezball
gominsky
1834,8
mcgrady and friends
bishop77
1742,6
Avenida Belmont
gunspector
1675
Entelequia Israel
nachobsola
1322,4



Britt, Zaphod42, bebiendo para olvidar que tenía que dejar de beber.