¡SÍGUENOS DESDE TU CORREO!

viernes, 28 de septiembre de 2012

CINCUENTA NOMBRES PARA LA LIGA ENDESA: PÍVOTS


ANTE TOMIC (REGAL BARCELONA/25 AÑOS/2.15) Pues sí, con sus pros y sus contras, sus virtudes y sus defectos, pero sigue siendo el "gran pívot" ACB, un elemento casi único en su especie. Como he decidido tomar para estas entradas los datos oficiales de la web de la Liga Endesa, le hemos "recortado" dos centímetros al bueno de Ante, al que oficiosamente se considera un 2.17. 217 centímetros bien coordinados con gran juego de pies, de espaldas al aro, y buen posteo. Facilidad para el gancho y buena (sin ser su fuerte) lectura de las continuaciones y el pick&roll. Como ven, en la zona rival parece un jugador casi perfecto. El problema, como todo el mundo sabe ya a estas alturas, viene detrás. Indolencia defensiva y falta de espíritu belicoso le convierten en un jugador preocupantemente blando. 

MACIEJ LAMPE (CAJA LABORAL/27 AÑOS/2.10) A priori pudiera parecer que el conjunto baskonista da un paso atrás respecto a las dos pasadas temporadas, con la marcha de dos jugadores absolutamente claves como Pablo Prigioni y Mirza Teletovic, sin embargo bien podrían considerarse jugadores como Nocioni o Lampe casi como nuevos fichajes para esta temporada, debido a lo poco que pudieron jugar el curso pasado. En el caso del interior polaco una lesión le impidió debutar hasta bien mediada la competición, y su mejor medida la dio en los play-offs por el título. De momento una protusión discal le ha hecho perderse la parte final de la pretemporada y es dudoso para el comienzo de la liga. Su historia ya la conocen, el Real Madrid lo descubrió siendo un adolescente y, como por desgracia es habitual en la casa blanca con los jóvenes valores, no se supo apostar por él. Tras un infructuoso paso por la NBA, la llamada de los rublos le llevó al baloncesto ruso donde por fin ofreció todo el baloncesto que llevaba dentro. Por el bien del espectáculo, ojala veamos esta temporada su mejor versión en España.   

Gran play-off de Lampe contra un Tomic por aquel entonces en el Madrid


NATHAN JAWAI (REGAL BARCELONA/25 AÑOS/2.09) Un auténtico espectáculo ver a esta fuerza de la naturaleza moverse por la zona como si pesara 40 kilos menos que los 140 que da su ficha. Otro jugador descubierto para el basket FIBA por ese club ejemplar que es el Partizan de Belgrado, de donde partió al millonario basket ruso de la mano del Unics Kazan. "Aussie Shaq" ahora viene a hacer temblar los aros de la Liga Endesa. No tiene la capacidad para jugar por encima de canasta de Fran Vázquez o Boniface N'Dong, pero su gran visión de juego para leer las continuaciones, y sobre todo su asociación con un base como Huertas a la hora de ejecutar el pick&roll frontal, le hace un jugador casi imparable cuando ataca el aro rival. Tiende a cargarse pronto de faltas personales, puede ser su mayor handicap. 
El Paquirrín negro y sus muelles

FRAN VAZQUEZ (UNICAJA/29 AÑOS/2.09) El de Chantada vuelve al club donde explotó para el baloncesto de elite. Su temporada 2004-05 en el club malagueño a las órdenes de Sergio Scariolo fue francamente portentosa, culminada con la Copa del Rey y la posterior elección como número 11 del draft por Orlando Magic. Nunca ha sido lo suficientemente reconocido en el plano individual, pero su influencia en los partidos es brutal. En el Barcelona se consolidó como uno de los mejores pÍvots jugando por encima del aro y con mejor “timing” de salto, aunque en Málaga quizás vuelva tímidamente a sus “orígenes”, cuando también hacía daño por fuera con una nada despreciable muñeca.   

Tiempos felices en Málaga


VITOR FAVERANI (VALENCIA BASKET/24 AÑOS/2.10) Cualquiera de los tres grandes pivots del Valencia para esta temporada podría estar aquí, pero el sentir general en el mundo del basket es que este va a ser el gran año de Faverani. El de su salto definitivo. Ofrece tanta o más intensidad en su juego que Lishchuck (quien, no lo olvidemos, seguirá siendo el gran referente interior taronja) y más experiencia y conocimiento de nuestra liga que el joven Dubljevic (sobre quien también hay que estar muy atentos) En definitiva, será la primera opción interior desde el banquillo por detrás del frontcourt titular Doellman-Lishchuck, pero se comerá la cancha en cada minuto que Perasovic le de confianza. Es su hora.

TIBOR PLEISS (CAJA LABORAL/22 AÑOS/2.16) Inabarcable “prospect” germano quien formaba hasta la pasada temporada una terrorífica pareja interior junto al madridista Marcus Slaughter en el Brose Basket campeón de liga alemana. En Oklahoma le esperan como agua de Mayo (que no de O.J.) para reforzar un juego bajo tableros que quizás es su punto más débil de cara a su definitivo asalto al anillo. De momento lo vamos a poder disfrutar en nuestra liga, como uno de esos pívots dominantes capaces de cambiar la trayectoria de los tiros rivales. Ha firmado por cuatro temporadas, pero con una cláusula de salida a la NBA.

SALAH MEJRI (BLUSENS MONBUS/26 AÑOS/2.17) No se ha movido nada mal en el mercado el Obradoiro en busca de consolidar un bloque lo suficientemente competitivo para mantenerse en la Liga Endesa. Sobre este gigante tunecino ya hablamos durante los pasados Juegos Olímpicos, a lo que escribimos en aquella ocasión les remitimos. Debería ser de los pivots con mejores números del campeonato.  

BLAGOTA SEKULIC (CB CANARIAS/29 AÑOS/2.10) Pívot montenegrino de grato recuerdo para el aficionado madridista. Formó parte de la plantilla del doblete (ULEB y Liga) brillantemente conseguido por Joan Plaza en 2007, entrando a mitad de temporada por un gris Sinanovic. Cuentan que su fichaje por el conjunto madridista se produjo tras un PAOK-Real Madrid en el que Sekulic, independientemente del partido realizado, fue el único jugador de los griegos que le mantuvo la mirada al gladiador Felipe Reyes. Un tanto decepcionante su pasada temporada en el UCAM Murcia, aún tiene mucho buen baloncesto por ofrecer.   
Felipe y Blagota, dos tipos duros.


JOSEPH JONES (CAI ZARAGOZA/26 AÑOS/2.04) Buenísimas sensaciones las que dejó en la Supercopa este pívot que como Jawai podría entrar en la categoría cada vez más numerosa de los “Baby Shaq”, auténticos mastodontes cuyo físico parece más propicio para la práctica del sumo que del baloncesto, pero que luego demuestran una extraordinaria calidad en movimientos e inteligencia a la hora de interpretar el juego. Viene de ganar la Liga Balcánica con el Galil Gilboa israelí, y de pasar el verano jugando en la República Dominicana. Se ve que no le gusta parar.

ONDREJ BALVIN (CAJASOL/20 AÑOS/2.17) Apenas hemos apostado en estas entradas por jóvenes figuras que intentarán hacerse un hueco en la mejor liga de Europa. Balvin podría ser uno de esos jugadores revelación, una de las caras nuevas que el aficionado siempre espera para que sigan dando brillo a nuestra liga. Equipo y entrenador ideal para hacerlo. Si hay un coach en España con buena mano para moldear jóvenes figuras ese es García Reneses, quien contará con este gigante checo que acaba de cumplir 20 años hace unos días como recambio natural del solvente Triguero.   

217 centímetros de talento a pulir por Don Aito.

jueves, 27 de septiembre de 2012

CINCUENTA NOMBRES PARA LA LIGA ENDESA: ALA-PIVOTS


ERAZEM LORBEK (REGAL BARCELONA/28 AÑOS/2.08) Nuestro querido John Cleese del baloncesto. Con Mickeal afrontando su cuesta abajo, y Navarro entre algodones si quiere alargar su carrera, a la espera de lo que puedan aportar los nuevos fichajes el ala-pivot esloveno parece en estos momentos el jugador con mayor capacidad para producir en el cuadro azulgrana, y por tanto, el líder en ausencia de Navarro. La clase hecha jugador de baloncesto. Podría jugar con frac y pajarita. 

NIKOLA MIROTIC (REAL MADRID/21 AÑOS/2.08) Una de las estrellas del presente, pero sobre todo una imparable ascensión hasta lo más alto del estrellato baloncestístico. Uno de los líderes ya del conjunto blanco por derecho propio y tercera espada a la hora de jugarse los balones calientes tras Rudy y Llull. Disfrútenlo mientras puedan, porque en Chicago están locos por llevárselo.   

2¿Eres tú John Wayne o lo soy yo?", "Bueno, a mí en realidad me llaman John Cleese"


ROBBIE HUMMEL (BLUSENS MONBUS/23 AÑOS/2.03) De la camada de jugadores directamente llgeados de la NCAA esta temporada a nuestro baloncesto, este forward de Valparaíso y posterior paso por Purdue en época universitaria es de los que mejor pinta tienen. Viene avalado por una buena trayectoria tanto deportiva como académica, resultando galardonado la pasada temporada con el “Lowe’s Senior Class Award”, que premia precisamente a los muchachos con buen rendimiento tanto en las canchas, como en las aulas, como fuera de ellas. Vamos, lo que se dice un buen chico blanco con la cabeza amueblada. Se habla maravillas de su tiro exterior. Por contra, y a pesar de su juventud, colecciona ya un buen número de lesiones que generan dudas sobre si veremos al mejor Hummel. De momento quizás no le veamos debutar hasta Noviembre por una lesión de menisco.     

Good guys don't wear white


NEMANJA BJELICA (CAJA LABORAL/24 AÑOS/2.09) Un superclase capaz de jugar prácticamente en cualquier posición sobre la cancha. Con la marcha de Teletovic asumirá más minutos de cuatro pero bien podría hacerlo de tres, o hasta de dos. Uno de los jugadores más versátiles, completos y talentosos del baloncesto europeo de los últimos años adolece de lo mismo que varios de sus compañeros de generación y bandera (increíble hablando de Serbia), una alarmante falta de garra y competitividad. En cierta manera, otro caso Velickovic. Explotó en las pasadas semifinales ACB frente al Real Madrid, en lo que fue la despedida del conjunto baskonista la pasada temporada. Veremos si empieza, por tanto, al gran nivel al que terminó. 

LUKA BOGDANOVIC (CAJASOL/27 AÑOS/2.03) En un Cajasol que ha visto marchar a sus tres jugadores referentes la pasada temporada (Calloway, Urtasun y Davis), parece claro que el liderazgo va a recaer en el fino forward serbio. Un 3-4 con mano de seda que debe seguir creciendo en otros aspectos como defensa y rebote. Ha de tirar del carro en un equipo más joven y presuntamente más débil que el pasado curso.   

My name is Luka


SPENCER NELSON (HERBALIFE GRAN CANARIA/32 AÑOS/2.03) Tercer año insular para este jugador de Idaho que la pasada temporada ya acabó siendo de los mejores de la liga en su puesto y dio un enorme salto de calidad respecto a su primer año entre nosotros. Ha de ser el referente interior mientras se recupera Xavi Rey, aunque Eulis Baez le disputará minutos. Nelson es uno de esos hombres altos que aporta en todo y provisto de buena visión de juego. De los interiores con mayor facilidad para la asistencia.

JUSTIN DOELLMAN (VALENCIA BASKET/27 AÑOS/2.04) Tras dos buenas temporadas en nuestro baloncesto en Alicante y Manresa, al fino ala-pivot pelirrojo de Cincinnati le llega la gran ocasión de brillar en un grande, en un conjunto con aspiraciones. De los cuatros con mejor mano de nuestra liga, con el croata Damjan Rudez puede formar una pareja letal en ese puesto. Un peligro anotador constante.  

Doellman en su época Musketeer


PABLO AGUILAR (CAI ZARAGOZA/23 AÑOS/2.02) Fue una de nuestras apuestas en esta posición la temporada pasada, y vuelve a serlo este año. Aún está lejos de alcanzar su techo y seguirá creciendo. El mejor “cuatro abierto” nacional desde Garbajosa. Otro de los que hace 15 o 20 años, de no haberse topado con la generación de los Gasol, Navarro, Rudy y cia, ya llevaría unas cuantas decenas de internacionalidades a sus espaldas.

GERMÁN GABRIEL (ASEFA ESTUDIANTES/32 AÑOS/2.07) Y hablando de la generación de Pau Gasol y Navarro, otro nombre ilustre en aquellos “juniors de oro” aunque no llegó a tener la misma carrera (o carretón) internacional es el de Germán Gabriel, quien formaba frontcourt titular con Felipe Reyes por delante del mismo Pau Gasol. Canterano del Unicaja, se ha convertido en un símbolo estudiantil con quienes cumple ya su sexta temporada. Su liga del año pasado fue una demostración de orgullo tirando junto a otro veterano como Jiménez de un carro en el que nadie más (excepto Granger) parecía implicado. Pocos hombres altos hay en nuestro baloncesto con mejor mano, capaz de rondar el 40% en lanzamiento triple con facilidad. 

LUKA ZORIC (UNICAJA/27 AÑOS/2.11) Vamos a ser redundantes en esta entrada sobre ala-pivots nuevamente con eso de “clase”, “elegancia”, etc, pero no encontramos otros calificativos para definir a este casi 7 pies con aspecto de capitán de barco (no me digan que no se tiene un aire a Juanjo Artero en la serie aquella de Antena 3) y portentoso juego de pies. Igual de solvente tanto de 4 como de 5, las presencias de Fran Vazquez y el gigante Perovic le harán jugar más por fuera. Una joya de jugador que busca llegar al nivel demostrado en Zagreb, donde era una estrella. A mejorar su porcentaje en tiros libres.   

¿Te gusta "El Barco"?, pues te vas a cagar con la tercera temporada, chaval.



martes, 25 de septiembre de 2012

CINCUENTA NOMBRES PARA LA LIGA ENDESA:ALEROS


PETE MICKEAL  (REGAL BARCELONA/34 AÑOS/1.99) Puede parecer una osadía encabezar esta actualización sobre mis aleros escogidos para la presente temporada con un Pete Mickeal que en Supercopa volvió a ser superado por un gran Carlos Suárez y que parece que a sus 34 años ha de admitir la contundencia del paso del tiempo. Pero que me aspen (con cuidado, eso sí) si no estamos hablando del mejor 3 de la ACB en los últimos años y dominador absoluto en su posición. Desde que llegase a mediados de la pasada década al Breogán de Lugo ha sido un coleccionista de títulos y distinciones individuales vistiendo las camisetas baskonitas y azulgranas. Rabaseda viene pegando fuerte por detrás (excelente noticia), pero el gen competitivo del de Rock Island le sigue haciendo fundamental para un Barcelona que quiere seguir siendo un equipo ganador.

CARLOS SUAREZ (REAL MADRID/26 AÑOS/2.03) Su actual etapa madridista sigue sin ser suficientemente valorada por quienes sólo miran la fría estadística, pero la realidad es que es una pieza clave en el equipo de Pablo Laso. Tan fundamental que de hecho  es un jugador diferente en la plantilla. El único alero alto del conjunto blanco. Defensa y trabajo sucio unido a esporádicas apariciones en ataque, bien desde el 6.75 o posteando (donde puede sacar más provecho), fundamental que solucione su desencuentro con la FEB de cara al próximo Europeo donde las previsibles ausencias de algunos líderes de la selección pueden hacer que sus servicios sean requeridos. 

El duelo individual hoy día más caliente en nuestra liga.


TARIQ KIRKSAY (ESTUDIANTES/33 AÑOS/1.99) Una debilidad personal. El alero del Bronx es uno de esos jugadores que yo siempre querría tener en mi equipo. Posiblemente el alero más completo en la ACB hoy día. Trabaja en ambos lados de la cancha, buen defensor,  hábil en el robo y difícil de superar en el uno contra uno. Discreto tirador, pero siempre cumple en ataque. Lo dicho, un todo terreno. No es de extrañar que fuera Joan Plaza, un entrenador obsesionado con el sacrificio colectivo, quien lo descubriera para nuestro baloncesto. 

FERNANDO SAN EMETERIO (CAJA LABORAL/28 AÑOS/1.99) Con las marchas de Prigioni y Teletovic a la NBA, el alero cántabro se erige como líder claro (si no lo era ya) del conjunto de Ivanovic. Quinta temporada ya con una camiseta que le ha visto llegar a la internacionalidad absoluta y convertirse en referente de nuestro baloncesto. Afronta los mejores años para un baloncestista a partir de ahora, por lo que hay que esperar que no sólo siga siendo uno de los mejores en su puesto, si no que incluso le veamos mejores prestaciones.  

Un equipo a sus espaldas


QYNTEL WOODS (LAGUN ARO GBC/31 AÑOS/2.03) Este jugador nacido en Memphis es uno de esos tipos que parecía predestinado a ser una auténtica estrella de este deporte, y sólo su mala cabeza y escasa profesionalidad le ha condenado a un segundo plano. Estrella universitaria aunque en colleges menores (Moberly y Northeast Mississippi), se destapó como un auténtico killer (32.3 ptos y 10 rebs por partido en su último año NCAA) con indudable proyección NBA. Elegido en primera ronda con el número 21 por Portland en el draft de 2002, en el club de Oregon fue uno de esos jugadores residuales esperando una oportunidad que no llegaba, hasta que los problemas extradeportivos (maltrato de animales) no tardaron en hacer acto de presencia y tras varios movimientos (Miami, Boston) recaló en los Knicks donde realizó su mejor temporada NBA a las órdenes de Larry Brown (6.7 puntos y 3.9 rebotes, 16 partidos titular... pero es que en New York siempre pasan cosas raras y todo el mundo tiene su momento de gloria) Sin haber triunfado en la mejor liga del mundo, parecía que Woods si podría ser un jugador de hacer gran carrera en Europa, competir a gran nivel y ganar títulos. De modo que el poderoso Olympiacos apostó por él como una de las piezas angulares para un equipo aspirante a todo... hasta que esta vez fue la marihuana la que le metió en problemas. Apartado del equipo griego, fue un trotamundos del basket FIBA (Italia, Polonia, Rusia), y ahora le llega la oportunidad de debutar en la mejor liga de Europa donde tratará de hacer olvidar a jugadores fundamentales el pasado año como Vidal o Panko. Sus condiciones son de estrella, pero lo mismo hablamos de un posible MVP de la temporada regular, como de un jugador que sea cortado al primer mes de competición. Esperemos que sea lo primero.  

Iba para estrella y acabó estrellado


ANDRES NOCIONI (CAJA LABORAL/32 AÑOS/2.03) Uno de los grandes nombres de la irrepetible “generación dorada” argentina, descubierto por el Baskonia y traído a nuestro baloncesto cuando era un veinteañero, y que no acabó de explotar en la NBA como se esperaba por sus condiciones. La temporada pasada ya volvió a su “casa” ACB, muy al final de la temporada y con algún problema físico. Sólo disputó 12 partidos en un retorno un tanto agridulce. Seguro que tiene ganas de quitarse la espina y volver a ser un ídolo en el Buesa Arena.
El Chapu se queda, Pablo se va.

KOSTAS VASILEIADIS (GESCRAP BILBAO/28 AÑOS/2.00) Un pistolero de gatillo fácil acostumbrado a rendir desde el banquillo. De los jugadores con mayor producción en relación minutos/puntos (de hecho fue el máximo anotador de "los hombres de negro" la pasada temporada), aunque abusa del lanzamiento exterior (55 de 184 en triples la pasada campaña) Lo lógico es que vaya ganándole terreno poco a poco al gran Alex Mumbrú, quien posiblemente debiera estar aquí por delante del griego. ¿La razón?, por el catalán ya apostamos la pasada temporada, y ya saben, renovarse… o renovarse. 


MARKO KESELJ (VALENCIA BASKET/24 AÑOS/2.08) Otra ilustre incorporación a nuestro baloncesto, de sobra conocido por el aficionado español a pesar de su juventud gracias a, o mejor dicho desgraciadamente por, entre otras cosas sus 5 triples de 6 intentos frente a nuestra selección en el pasado Mundial de Turquía. Tuvo un breve paso por nuestra liga de la mano de Svetislav Pesic en el Akasvayu Girona cuando contaba tan sólo con 18 años, y llega “rebotado” de un Olympiacos en el que no ha acabado de explotar. Mucho más potencial que el que ha demostrado hasta la fecha. Su gran virtud: la polivalencia.
Marko, on fire


BRAD NEWLEY (HERBALIFE GRAN CANARIA/27 AÑOS/1.99) A este alero australiano ya lo vimos a mediados de la pasada temporada en Valencia, donde se mostró como un jugador completo, agresivo, físico, discreto en el tiro… en definitiva un jugador de equipo. Ejemplifica el actual y voluntarioso baloncesto australiano, con quienes realizó un buen torneo olímpico este verano, por detrás de las estrellas Mills, Andersen e Ingles. Tanto es así que finalizó tercer máximo reboteador, cuarto máximo anotador y cuarto mejor asistente de su selección, lo que da una idea de su capacidad para producir en distintas facetas del juego.

XAVI RABASEDA (REGAL BARCELONA/23 AÑOS/1.96) Y si abríamos esta entrada con Pete Mickeal, cerrémosla con su “back up” en el conjunto de Xavi Pascual. Rabaseda es un claro ejemplo de la tendencia en nuestro baloncesto a obtener mayor talento en posiciones exteriores que interiores, es una cuestión prácticamente genética. Recuerdo cuando el nombre de Xavi Rabaseda comenzó a dejarse oír como el de uno de nuestros “prospects” más brillantes como un chico que jugaba por dentro de la zona y su puesto natural era el de cuatro. Finalmente ha tenido que evolucionar hasta escolta/alero, donde cada vez es mejor jugador gracias a una enorme agresividad y fiereza defensiva y mucho descaro en ataque. En un Barcelona que ha de tratar con mimo y cuidada dosificación a jugadores como Mickeal y Navarro, y con un Abrines aún más verde que Bruce Banner cabreado, Rabaseda (junto a un Ingles que apunta sin duda también a gran temporada) puede ser el arma ideal de la que eche mano Pascual cuando necesite agresividad, electricidad y fuego de combate por fuera. Uno de los posibles candidatos a “jugador más mejorado” de la temporada.        
Xavi, llamando a la puerta.    

lunes, 24 de septiembre de 2012

EXALTACIÓN


EQUIPO



Ya tenemos el primer campeón del primer título en juego de la temporada 2012-13. El Real Madrid se toma cumplida revancha de la última final ACB, y de la propia final de la Supercopa del pasado año. Como ya sabrán en este blog nunca hemos ocultado nuestros colores, nuestro madridismo irredento (por mucho número de lectores que nos haga perder tal confesión realizada desde el nacimiento de esta página), por lo que comprendan que esta entrada la realicemos desde el subjetivo prisma del equipo de Pablo Laso. Ya habrá tiempo de hablar de otros clubes, especialmente el Barcelona, a cuyos seguidores les pediría paciencia y mesura después de la derrota. Seguirán estando arriba y no deben hacer juicios precipitados. 

Pero por muy madridistas que seamos, ante todo somos amantes del baloncesto, y ese amor y pasión por el deporte más bello y espectacular jamás conocido es lo que intentamos transmitir desde estas líneas. Por eso creemos que la final de ayer fue, una vez más y como viene sucediendo últimamente cada vez que se enfrentan estos dos equipos, un triunfo rotundo del baloncesto a su mejor nivel. Una exaltación del juego llevado a un escenario donde no puede caber el miedo al fallo ni la especulación con el luminoso. A tiro limpio, para deleite del aficionado. No cabe duda de que el joven seguidor que haya visto un partido como el de ayer habrá visto reforzado su primaveral amor por este deporte, pero los que tenemos ya una edad, encuentros como ayer casi nos hacen brotar la lágrima si recordamos como aún no hace demasiado tiempo un buen puñado de entrenadores rácanos y unas peligrosas tendencias resultadistas marcando la moda a seguir nos condenaban a partidos donde el ladrillo aplastaba la seda, los puntos llegaban con cuentagotas, los bases amasaban el balón segundos y segundos sin que nada relevante sucediera, el pase no fluía, y nadie se atrevía a echarse una carrera a la canasta contraria por miedo a convertirse en el favorito objeto de las iras desde el banquillo. Evidentemente estos partidos, estas finales, también conocían un ganador, un capitán que levantase la copa en juego, y un entrenador (muy a menudo con apellido acabado en -ic) que salía reforzado y se nos seguía vendiendo como paradigma del ganador y del coleccionista de títulos, capaz de ganar cualquier título en cualquier club en cualquier lugar del mundo, aún a costa de secuestrar el juego, porque habíamos transformado el baloncesto en eso, en un juego donde para ganar más que expresar y desarrollar tu talento sobre la pista se trataba de anular el del rival, y destruir, evidentemente, es mucho más sencillo que crear.  

A esto nos condenaban hasta poco a los aficionados.Marcador definitivo del  Benetton-Limoges, final de Euroliga a principios de los 90. 


Todo aquello parece ya felizmente olvidado, un mal recuerdo, una pesadilla pasada. Y en parte el gran responsable es Pablo Laso, quien desde el principio imprimió un carácter en cierta manera heredado de su época como jugador, cuando era uno de los bases más vertiginosos de nuestro baloncesto (y recuerden que estamos hablando del máximo asistente histórico de la ACB), un estilo de juego de ritmo alto y posesiones cortas, en el que el objetivo es atacar antes de que la defensa rival esté formada por mucho riesgo que ello conlleve. Y el estilo, se ha demostrado, funciona. De momento en competiciones oficiales cuatro finales y dos títulos. La única espina clavada puede ser en Euroliga (que aún así se concluye con un buen balance 12-4 y quedamos fuera por la lamentable bajada de brazos frente al Bilbao Basket que nos condena a perder el average con los vizcaínos quienes finalmente si pasan de ronda) Gracias de nuevo, don Pablo, por habernos traído de vuelta el baloncesto bajo estos parámetros de espectáculo. Ya ni recuerdo cuantas veces te las hemos dado desde aquí, y espero que esta no sea la última. 

Y vayamos al torneo en sí. Por mucho que se trate de un torneo menor, y que no permite sacar demasiadas conclusiones debido al momento de la temporada en que se lleva a cabo, creo que es un torneo bonito, con una buena cobertura mediática, y que además nos ha traído el feliz regreso a los micrófonos del gran Manel Comas. Una especie de fiesta de bienvenida a la nueva temporada, el primer baile del nuevo curso, un reencuentro entre los viejos y conocidos alumnos, que reciben con los brazos abiertos a los recién llegados, y observan atónitos el regreso de alguno que les dejó hace años y vuelve con más ganas de bailar con ellos que nunca (Rudy Fernández) Por otro lado este torneo era un muro con el que Madrid se chocaba en los últimos años y no había sido capaz de llevárselo a las vitrinas dentro de este actual formato. De modo que para mí esto es un título con todas las letras y otro triunfo de Laso y su apuesta. En lo individual Rudy Fernández confirma su firme liderazgo con Mirotic de brillante escudero. Ambos jugadores resultaron fundamentales y diferenciales para llevarse el título. El hispano-montenegrino fue el mejor y más constante en semifinales frente al CAI Zaragoza, en un partido donde Rudy estuvo discreto, en un segundo plano, y se permitió el lujo de abusar del tiro exterior sin buena selección en unos momentos en los que la ventaja era realmente amplia. Una ventaja a la que se llegó gracias a un gran tercer cuarto con Sergio Rodríguez y precisamente Rudy llevando el mando y con Slaughter apuntándose a la fiesta gracias a su sociedad con el Chacho. Pero Rudy es de esos jugadores que no ofrece dudas, puede fallar dos triples seguidos en una semifinal cuando vas 15 arriba, pero en la final del día siguiente deja claro su rol desde el primer momento anotando sus dos primeros lanzamientos desde la distancia en apenas dos minutos. La final del Madrid fue prodigiosa y hay que sumarla a la al menos decena de partidos de guardar en videoteca que realizó el equipo de Laso la pasada temporada. 95 puntos, abriendo y cerrando con 30 puntos por cuarto en los primer y último parciales. En este inagotable torrente ofensivo hay que destacar también el nombre propio de Jaycee Carroll, apareciendo como jugador de rotación y siendo capaz de dejar una tarjeta de visita en el partido casi paranormal. 17 puntos... ¡en 17 minutos! Pocos jugadores pueden sentirse más favorecidos del estilo propuesto por Laso que el genial escolta de Laramie, capaz de dinamitar cualquier defensa rival con un simple escorzo, una finta o su capacidad para armar el brazo tras bloqueo. Con posesiones en algunos momentos por debajo de los diez segundos resulta comprensible el alcanzar producciones ofensivas como las de Carroll, siendo capaz de anotar a punto por minuto. Recordemos que en la pasada final de Copa del Rey este mismo jugador y frente al mismo rival llevó sus excelencias ofensivas al máximo nivel y hasta el límite de lo humanamente posible siendo capaz de anotar 22 puntos en un periodo de 12 minutos. Si al bueno de Vinnie Johnson, a quien recordarán sin duda los seguidores de los Detroit Pistons, lo apodaban con acierto "el microondas" por su facilidad para producir en cuanto ponía un pie en pista por mucho que se hubiera "enfriado" en el banquillo, no encuentro que calificativo pudiera recibir el pistolero mormón.    

Rudy ya gana títulos, individuales y colectivos.


Lo cierto es que a día de hoy, por mucho que a algún jurásico anclado en el baloncesto de hace 30 años le cueste reconocerlo, las rotaciones son fundamentales. La filosofía de entrenadores que han hecho grande nuestro basket en los últimos años, tal es el caso de García Reneses, Pepu Hernández, Joan Plaza o Xavi Pascual, se basa en una intensidad de juego en la que es necesario que todo jugador dé el 100% una vez en pista, y evidentemente dar el 100% durante 40 minutos seguidos parece imposible para el cuerpo y la mente humana. Por ello y en busca del rendimiento colectivo y el mejor juego coral posible, un partido del nivel como la final presenciada ayer ha de disponer de diversos protagonistas que aparecen y desaparecen de escena constantemente. Cuantos más actores tenga la obra, y más brillantes sean sus líneas de diálogo, mayor disfrute para el espectador. 

En ese sentido sin duda el Barcelona hubiera necesitado de una mayor aportación de Lorbek, un tanto decepcionante y quien pareció querer anularse con Mirotic a la baja. Si digo a la baja es porque soy de los que opina que hablamos de los dos mejores “cuatros” de Europa hoy día, y un duelo que concluye con 14 puntos y 3 rebotes por parte del esloveno, y 11 tantos y 4 rechaces por lado del madridista, creo que podemos calificarlo de discreto. Excelente Ingles como referente ofensivo por la baja de Navarro (a la que con gran dolor de corazón, debemos admitir que nos vamos a tener que ir acostumbrado bastante a partir de ahora… si Navarro quiere prolongar su carrera va a empezar a tener que estar, como se suele decir, “entre algodones”), y bien Rabaseda  compensando el mal partido de un Mickeal al que definitivamente Carlos Suárez le ha tomado la medida. Huertas brilló en ataque pese a su mal día en el tiro gracias a sus espectaculares conexiones de tradicional pick&roll con Jawai, y con Sada en pista el Madrid vivió sus peores minutos y su mayor colapso ofensivo (segundo cuarto) Tomic y Slaughter por su parte se diluyeron en la tensión de su duelo posiblemente sabedores de que era un partido en el que iban a sentirse estrechamente observados por la audiencia. El pívot que deja el Madrid para fichar por el máximo rival frente al único fichaje interior (por el momento) del equipo blanco hasta la fecha. Un equipo blanco que compensa su escaso poder interior (Begic también flojito ayer) con un endiablado ritmo de juego gracias a la batuta de los dos sergios. El Chacho, con sus intermitencias y despistes, aún así fue una vez más el jugador de cuyas manos salió el mejor juego blanco y las acciones más brillantes. Llull, más constante, fue un martillo pilón en ataque que no dudó en irse hacía el aro rival en cada ocasión que vio campo abierto. Draper comprendió ayer la triste realidad de su rol de tercer base, con los dos internacionales absolutos por España imprimiendo este tipo de juego, su papel parece que no pueda ir más allá de un especialista para partidos en los que el equipo se vea obligado a posesiones largas y ataques de cinco contra cinco. Mala noticia para el pequeño Dontaye, pero buena para los aficionados. El Madrid no renuncia a su estilo de la temporada pasada.   

Pese a todo esto, y como parte de un masoquismo intrínsecamente madridista, uno ve con cierta desolación como la que es la propuesta más atractiva en muchísimo tiempo y una de nuestras plantillas más ilusionantes en varios años, no acaba de convencer al común del aficionado ni se valora como debiera. El madridista nunca está contento con lo que tiene. En este club (y hablo sólo en el tema baloncestístico) se lleva años pidiendo la cabeza de Felipe Reyes (ayer nuevamente notable en el aporte colectivo), de Sergio Rodríguez se decía que se le había olvidado jugar al baloncesto con 25 años, que Carlos Suárez (enorme trabajo ayer con nada menos que Pete Mickeal) no tiene nivel para este club (¿pero alguien se para realmente a fijarse todo lo que aporta el alero de Aranjuez en rebote, defensa, trabajo sucio, etc?)… el público se levanta de sus asientos cada vez que Llull culmina una de esas jugadas de “Llull contra el mundo” pero le machaca sin piedad cuando ese mismo arrojo le lleva al fallo. Por mucho que un jugador como Marti Pocius sea el héroe en todo un Palau Blaugrana, a los dos días vuelve a la realidad de que es otro de los jugadores “sin nivel” dentro de esta plantilla que algunos piensan que ha confeccionado un mono borracho (que miren la del primer año de Messina, aquello era estar de ácido directamente para configurar un roster como aquel), con unos directivos que no tienen ni idea, y por supuesto, un entrenador de perfil bajo, ¡y encima español! Allá pues quien no quiera, o no sepa, disfrutar esto, y se lo despache con un “son muy malos pero el Barça es peor… Laso es un desastre pero Pascual lo es más”, como si no pudieran concebir un baloncesto de tanta pureza e inocencia ofensiva, un espectáculo mágico en busca de la diversión y felicidad, y este deporte tuviera que ser un indescifrable y complicado galimatías con enrevesadísimas tácticas que no hacen si no embrutecer el talento natural de muchos jugadores. Ellos se lo pierden, porque la realidad indica que estamos ante un Madrid brillante en el que todos valen, todos cuentan y todos suman. Las estrellas y los obreros. Los que la clavan desde fuera y los que se parten la cara en el rebote. Los que miran el aro rival compulsivamente, y los que siempre tienen en mente la búsqueda del compañero. Los que juegan 35 minutos, y los que juegan 5. En definitiva, el Madrid de Laso. El Madrid de los buenos tiempos… esos que están de vuelta. 

Y ahora llega Hettsheimer, para seguir sumando.

We're a happy family

viernes, 21 de septiembre de 2012

CINCUENTA NOMBRES PARA LA LIGA ENDESA: ESCOLTAS


RUDY FERNANDEZ (REAL MADRID/27 AÑOS/1.96) Quizás la estrella más reluciente de todo el universo ACB (con permiso, como no, del eterno Navarro) para esta temporada sea un Rudy cuya vuelta a nuestro baloncesto es una estupenda noticia que sirve de contrapeso a tanta fuga de algunos de nuestros mejores jugadores este verano. El mallorquín llega con hambre de títulos a un Madrid candidato a todo, liderado por un jugador llamado igualmente a la candidatura a todos los mvps y distinciones individuales posibles. No obstante creo que al actual Rudy debemos juzgarlo mucho más allá de los números, sus dos últimas actuaciones internacionales a las ordenes de Scariolo han sido sendas demostraciones de madurez baloncestística y aporte en todas las facetas del juego, por mucho que a quienes siguen pensando que este juego consiste simplemente en meter canastas les cueste reconocerlo.

Rudy can't fail



JUAN CARLOS NAVARRO (REGAL BARCELONA/32 AÑOS/1.91) El alpha y omega de un vigente campeón que rezará porque la dichosa fascitis plantar amen de otras molestias físicas permitan ver al mejor Navarro. Estará entre algodones en muchas fases de la temporada, pero siempre aparecerá en los momentos decisivos. Siempre resulta más bello verlo envuelto en salvajes duelos de talento contra alguna de las némesis que ha tenido a lo largo de la historia. Durante algunas temporadas fue Louis Bullock, en muchos momentos del pasado curso Jaycee Carroll. A partir de ahora el gran duelo puede ser con Rudy Fernandez, para deleite de los espectadores patrios.

Time bomb



JAYCEE CARROLL (REAL MADRID/29 AÑOS/1.88) El hombre de Laramie. Escolta y tirador clásico de la vieja escuela que demuestra que por debajo del 1.90 se puede seguir jugando en esa posición hoy día. La temporada pasada disipó de un plumazo todas las dudas que pudiera haber sobre su capacidad de adaptarse a un grande y si un mayor tiempo en el banquillo en diversas fases del juego pudiera enfriar su muñeca. Ni por asomo. Verle armar el brazo es sencillamente un goce estético.  

Are you crazy, Jaycee?



CARL ENGLISH (ASEFA ESTUDIANTES/31 AÑOS/1.96) Uno de los grandes problemas del conjunto colegial la pasada temporada, o quizás el gran problema, al menos en lo estrictamente deportivo, y que le acabó condenando a un descenso no consumado, fue la nula aportación de sus nuevas incorporaciones. Este año van sobre seguro (y ahí tiene mucho que ver la llegada de Himar Ojeda como director deportivo, descubridor para nuestro basket de jugadores como Jaycee Carroll o quien nos ocupa ahora), y prueba de ello es la contratación de un solvente anotador exterior y jugador contrastado en nuestra liga como el canadiense Carl English. Sexta temporada entre nosotros y ya quinta camiseta ACB que viste.  

En Serrano este año lo tienen claro: los experimentos con La Pitusa



ZORAN DRAGIC (UNICAJA/23 AÑOS/1.96) El hermano menor del talento NBA Goran Dragic recala en nuestro basket en un Unicaja que parece la España a la que aludía Alfonso Guerra. No lo conoce ni la madre que lo parió. Una decena de fichajes incluyendo al nuevo técnico Jasmin Repesa hacen que el equipo malagueño merezca un juicio nada precipitado y más bien sensato y prudente. Una de las caras nuevas es la del joven Dragic, quien tendrá dura competencia en su puesto (Sergi Vidal, Txemi Urtasun o Krunoslav Simon le pelearán minutos), pero a su favor cuenta con no pocas toneladas de talento, un gran físico, y buenas dosis de hambre y ambición. A mejorar en el tiro exterior, su polivalencia y buen empleo del cuerpo ya le han convertido en uno de los referentes de la selección eslovena.  

Zoran chequeando lo que El Tirador escribe sobre él.




RAFA MARTINEZ (VALENCIA BASKET/30 AÑOS/1.90) Auténtico santo y seña (sobre todo con la marcha de Víctor Claver) de un Valencia Basket que personalmente pienso puede ser la alternativa real a Madrid y Barcelona por delante de Caja Laboral o Unicaja. Que eso suceda dependerá en gran parte de que el lanzamiento exterior del tirador de Santpedor siga haciendo estragos en las defensas rivales, a pesar de su “discreto” 38% en triples la pasada temporada (53 de 141), una burrada, de ahí que entrecomillemos lo de discreto, que se puede comprender si vemos que las dos pasadas temporadas alcanzaba lo estratosférico (73 de 140 la 09-10 con un 52%, 75 de 155 la 10-11 con un 48%, amen de un 8 de 10 en play offs… escalofriante) Habitual en las preparaciones de la selección los últimos veranos sin llegar a pasar el corte, quien sabe si una hipotética renuncia de Navarro al próximo Eurobasket puede concederle su gran oportunidad internacional.



SAUL BLANCO (CB CANARIAS/27 AÑOS/1.96) Este asturiano con físico de negro es uno de esos jugadores que cuando irrumpió en el baloncesto español uno esperaba que llegase hasta lo más alto, es decir, a ser internacional absoluto. Y quizás hubiese sido así de no coincidir en la era de mayor talento en nuestro baloncesto, tanto interior como exterior, y en concreto con Juan Carlos Navarro y Rudy Fernández como obstáculos insalvables para cualquier joven alero que apareciese en lontananza. No logró despuntar en un Unicaja que debería ser su trampolín definitivo, y tras un paso fugaz por el Fuenlabrada en el que había realizado sus mejores años, ahora recala en un recién ascendido que puede sentarle como un guante. Si el Baloncesto Canarias sigue empeñado en jugar a ritmo de crucero como hizo en LEB el pasado curso, un jugador de la intensidad y energía de Blanco puede ser capital, y formar junto al base tirador Richotti (un doble de Carroll, por cierto) un backcourt ciertamente explosivo (aunque en principio el base titular canario ha de ser Ricardo Uriz)  

Rafa y Saul. Uno no se mueve, el otro vuela a Canarias.




RYAN TOOLSON (HERBALIFE GRAN CANARIA/27 AÑOS/1.93) Pese a que la sabiduría de Himar Ojeda ha emprendido rumbo a los despachos del Estudiantes, hay que seguir confiando en el buen ojo del Gran Canaria con los fichajes (y de hecho los contactos con el jugador del que hablamos se iniciaron con Ojeda aún en la isla). Para el puesto de escolta han apostado por el israelí Jon Scheyer, conocido por los seguidores de Euroliga pese a que su papel en el Maccabi era más bien testimonial, y por el jugador en el que nos detenemos. Su apellido es de sobra conocido, puesto que su primo Andy fue un alero relevante durante la segunda mitad de los 90 en ACB, y por si fuera poco es sobrino de nada menos que el mítico Danny Ainge. Como sus ilustres familiares, se trata de un "raza blanca tirador" de buena mano que llega avalado por excelentes números en ataque. En su etapa NCAA llegó a los 63 puntos en un encuentro (bien es cierto que después de 4 prórrogas) Suele andar por encima del 90% en tiros libres y el 40% en triples. Una metralleta al estilo Carroll, con quien comparte fe mormona. Ha sido recientemente intervenido de una hernia discal, por lo que quizás no llegue al pistoletazo de salida.  

Siguiendo los pasos de English y Carroll



MATT GATENS (UCAM MURCIA/23 AÑOS/1.96) Otro tirador blanco de poderoso físico dentro del numeroso grupo que esta temporada llegan a nuestra liga directamente desde la NCAA. En su última temporada en Iowa ha estado por encima de los 15 puntos por partido, con brillantes porcentajes por encima del 50% en tiros de campo (excelente para un exterior) y del 40% en triples. Veremos como se adapta al baloncesto europeo, pero hablamos de un talento puro que aunque tenga difícil, al menos a corto plazo, el sueño NBA, podría ser uno de esos americanos de hacer muy buena carrera en el baloncesto FIBA (de momento en Murcia ficha por una temporada)  

Liándola en Iowa.
  




BRAD OLESON (CAJA LABORAL/29 AÑOS/1.91) Quinta temporada entre nosotros, y cuarta consecutiva con la camiseta baskonsita para el tirador que no quiso Messina y ya apunta a convertirse en un clásico ACB. Después de ser uno de los jugadores revelación en su primer año en el baloncesto español en el Fuenlabrada y de su desencuentro con el Real Madrid (un fichaje que no llegó ni a vestirse de blanco), su periodo alavés no ha acabado de ser totalmente satisfactorio ni ha conseguido convertirse en uno de los referentes del equipo.  Pero si analizamos sus tres temporadas a las órdenes de Ivanovic observamos como ha ido ganando minutos año a año y su rol cada vez ha sido más importante. Su pasado curso fue bueno, y en este parece claro que la apuesta por su juego será aún mayor. Con Ribas rumbo a Valencia, y después de varios fichajes temporeros fallidos en esa posición, sólo el francés Fabien Causeur llega como nuevo rostro para disputarle minutos. Parece que por fín será su año. Para los que piensen que sólo es un tirador, les recomiendo que repasen su descomunal y axfisiante defensa sobre Jaycee Carroll en las pasadas semifinales por el título de la Liga Endesa. Nunca el hombre de Laramie las pasó tan canutas.    




¡Qué sí, Dusko, que este año me salgo!




SUPERMANAGER ACB, LIGA PRIVADA EL TIRADOR MELANCÓLICO

Como el año pasado, hemos vuelto a crear una liga privada (que por otro lado hacemos pública) dentro del conocido juego Supermanager ACB. Un pequeño divertimento para que nos reunamos una serie de aficionados y lectores de este humilde blog dentro de uno de los juegos de temática "fantasy" o "manager" más populares de nuestro país. A ver si hay suerte y logramos superar los diez jugadores de la pasada temporada, en la que finalmente y pese al acoso final la victoria la obtuvo Marcos Prieto (Marc Rampas), al que por supuesto esperamos ver luchando por revalidar su título.  

Ya saben que no tenemos dinero ni regalos ni ningún tipo de prebendas que ofrecerles, más allá de nuestro sentido homenaje y loa pública al ganador de cada jornada. De modo que sólo me queda animarles al juego, decidles que aquí (y allí, en la web del Supermanager) les esperamos, y cual Joaquín Prat exclamar aquello de... ¡A JUGAAAAAAARRRR!  

La liga lleva el nombre de nuestro blog, EL TIRADOR MELANCOLICO, por lo tanto han de buscarla dentro de las ligas con la letra E, seleccionarla, e introducir nuestra contraseña: biriukov  

¡Suerte y al lío!  


martes, 18 de septiembre de 2012

CINCUENTA NOMBRES PARA LA LIGA ENDESA: BASES


Aunque un gran número de clubes aún no han dado por cerradas sus plantillas definitivas para la próxima temporada próxima a comenzar, iniciamos hoy uno de nuestros "seriales" favoritos en este blog. El de destacar a diez jugadores por puesto que creemos pueden ser referentes en la competición. Comenzamos pues lógicamente con los bases.

TOMAS SATORANSKY  (CAJASOL/20 AÑOS/2.01) En Washington esperan ya con los brazos abiertos al genial jugador checo que de momento prefiere seguir progresando en nuestra liga. Con Calloway haciendo las maletas a la vecina Málaga, veremos si Tomas es el elegido para la titularidad por un técnico tan propicio para hacer explotar jóvenes talentos como Aíto García Reneses. Satoransky lo tiene todo para ser uno de los grandes exponentes de lo que son los bases modernos. Excepcional físico para ser agresivo en ataque y poderoso en defensa, su pasada temporada fue un tanto decepcionante, y ha de llegar, y superar, al nivel de hace dos cursos, donde fue uno de los referentes del equipo con porcentajes de lanzamiento por encima del 50% y un muy brillante 41% en triples.  

Sator, base de altos vuelos


SERGIO RODRIGUEZ (REAL MADRID/26 AÑOS/1.90) Hay que ver lo que han cambiado las cosas para el Chacho en tan sólo un año. De estar en el punto de mira tras un decepcionante año a las órdenes de Messina y ver su cabeza ser constantemente pedida por parte del madridismo más impaciente y para quien no parece valerle nunca ningún jugador, a comenzar este curso con relucientes galones de internacional medallista olímpico y como una de las piezas claves del equipo de Laso. Está mal decirlo, pero en este blog siempre apostamos por él (en realidad son muchas más las veces que nos equivocamos, de modo que déjennos recrearnos en las pocas que acertamos) Con tres bases de primer nivel en la plantilla veremos hasta donde llega su minutaje, pero de una cosa estamos seguros: de sus manos y su cerebro saldrá el baloncesto más brillante que ejecute el Real Madrid a lo largo de la temporada.  

MARCELINHO HUERTAS (REGAL BARCELONA/29 AÑOS/1.90) Al igual que Laso, Xavi Pascual se encuentra esta temporada con tres bases de nivel y calidad (posiblemente motivado porque vieron a Sada más fuera que dentro con sus "largas" a la hora de renovar), pero de salida el timón recaerá en el talentoso base brasileño, cada vez más maduro y mejor jugador. Su baloncesto sigue siendo un tanto intermitente y deudor de la visita de las musas, pero cuando eso sucede las opciones de triunfo culé se multiplican. Sin ir más lejos, quien sabe lo que hubiera pasado si ese triple milagroso del primer partido de la final no llega a alcanzar su objetivo. Seguirá siendo, junto a Navarro, quien forme un backcourt empeñado en hacer posible lo imposible.  

SERGIO LLULL (REAL MADRID/24 AÑOS/1.90) Por mucho que el fichaje de Draper pudiera pronosticar lo contrario, Laso ya ha dejado claro en pretemporada que seguirá contando con el menorquín como base. No obstante alternará el puesto con el de escolta en no pocas ocasiones. Independientemente de su posición (yo sigo creyendo que su juego natural es más de dos que de uno), lo que parece claro es que a Llull no le afecta y sigue fiel a su estilo con todas sus virtudes y defectos. Agresividad a ambos lados de la cancha y mucho descaro (a veces excesivo) en ataque. Uno de los termómetros emocionales del equipo.   

CARLOS CABEZAS (CAJA LABORAL/31 AÑOS/1.86) Tras dos buenos años en Zaragoza (el segundo excelente) el sobrio base malagueño vuelve a competir en uno de los grandes  y en el escaparate de Euroliga. Se lo merece. Tiene la difícil misión de hacer olvidar a un mito baskonista como Prigioni, auténtica prolongación en la pista de Dusko Ivanovic, pero en la madurez de su carrera parece un base ideal para un entrenador de la exigencia del montenegrino. En Vitoria vuelven a contar con todo un "floor general".  

El nuevo mariscal de campo baskonista.



JAVIER SALGADO (LAGUN ARO GBC/32 AÑOS/1.80) Después de ser uno de los jugadores históricos en su Bilbao natal, Salgado emprendió un viaje de escaso kilometraje al vecino San Sebastian, donde ya es el capitán y uno de los líderes del equipo. La pasada temporada el Lagun Aro fue el equipo revelación basándose en el trío Salgado-Vidal-Panko, del cual sólo permanece el base en la actual plantilla. Volverá a llevar el peso del equipo y meterse grandes minutadas, aunque Raulzinho Neto por detrás seguirá creciendo.  

JAVIER RODRIGUEZ (ASSIGNIA MANRESA/33 AÑOS/1.88) Tratándose del máximo asistente destacado (6.24 pases de canasta) la pasada temporada, justo es traerlo a esta página. Al igual que Salgado, todo el juego pasará por sus manos y sólo cuenta con el joven Alex Hernández como back up. No estar en un equipo con mayores aspiraciones hace que el gallego no sea un jugador más mediático, pero seguirá haciendo números de altura.  

NIKOS ZISIS (GESCRAP BILBAO/29 AÑOS/1.95) Seamos claros. La temporada 2012-13 de la Liga Endesa ha pronunciado una sensible fuga de talentos y pocas incorporaciones brillantes. Por ello un nombre tan conocido en el basket europeo como el del internacional griego destaca con luz propia entre los debutantes en nuestro baloncesto. Jugador de sobra conocido, no ha sido nunca un base de números explosivos, pero su palmarés plagado de títulos entre Grecia, Italia y Rusia habla por si solo. Aaron Jackson le deja el listón realmente alto.  

Un duelo sobradamente visto, Zisis contra España.


SARUNAS JASIKEVICIUS (REGAL BARCELONA/36 AÑOS/1.95) Claro que si de nombres ilustres y de brillante palmarés hablamos, pocos nombres aguantan la comparación en el baloncesto actual con el genial Saras. Su regreso a la ACB es un regalo para los aficionados, simplemente, uno de los mejores bases europeos de la historia. Mirar la edad que dicta su carnet de identidad sería un error... no ser capaces de seguir disfrutando de su juego como espectadores, un disparate. 

COREY FISHER (FIATC JOVENTUT/24 AÑOS/1.83) Este base del Bronx neoyorquino curtido en el más duro streetball, donde es una leyenda, llega a nuestro baloncesto con una carta de presentación muy exclusiva. La de su pertenencia al "club de los 100". En efecto, y en uno de los torneos veraniegos de su Bronx natal, Fisher llegó a la friolera cifra de 105 puntos, lo cual nos da una idea de su estilo de juego. Típico base anotador, a menudo individualista, será un espectáculo verlo jugar, aunque no pocas veces será capaz de desesperar a sus propios compañeros.    

Los guerreros del Bronx


viernes, 14 de septiembre de 2012

CAMPEONES Y FAVORITOS







Hace unas entradas tratábamos de analizar a unos remodelados Los Angeles Lakers quienes parten como unos de los favoritos para la conquista del anillo, saliendo desde una imaginaria “pole position” junto a los pujantes Oklahoma City Thunder, y, como no podía ser de otra forma, los actuales poseedores del título, los Miami Heat de LeBron James, a los que de hecho consideramos como los máximos candidatos por delante de sus dos potentes rivales en la otra conferencia. De modo que hoy vamos a detenernos en las posibilidades de la franquicia entrenada por Erik Spoelstra de alcanzar el “back-to-back”. 


A pesar de que históricamente se ha demostrado que no es nada fácil repetir título (entre 1970 y 1987 ningún campeón logró revalidar título), hay una tendencia natural a considerar al vigente ganador del anillo, al actual poseedor de la gloria, como el máximo favorito la temporada siguiente, salvo que haya habido un cambio de fisonomía demasiado pronunciado en su roster, o hablemos de un campeón contra pronóstico que haya dado la campanada sin que nadie hubiera dado un centavo por ellos a comienzos de temporada. 


No es el caso de Miami, tras quedarse a las puertas de la gloria hace dos temporadas frente a unos Dallas Mavericks quienes si ganaron el anillo de manera sorpresiva (y por tanto no eran favoritos la temporada siguiente), el pasado curso sólo tenían un objetivo en mente que no era otro que el anillo. Ya no había excusas. Había pasado el periodo de adaptación de sus nuevas figuras, tenían la experiencia de las anteriores finales, y un aún verde Spoelstra vapuleado tácticamente por Rick Carlisle sin duda habría sacado enseñanzas positivas para el segundo asalto al título de los Miami Heat de la era LeBron James. Así fue, y aunque durante la temporada regular James y compañía se tomaron las cosas con relativa calma (balance 46-20, por detrás de San Antonio, Chicago y Oklahoma), en cuanto sonaron los tambores de guerra de los play-offs la locomotora de South Beach se puso en marcha imparable hacia el triunfo final, solventando sin excesivos apuros sus eliminatorias frente a unos blandos Knicks en primera ronda, los sorprendentes Pacers en semifinales de conferencia, y prácticamente no dando ninguna opción a unos Oklahoma que aunque ganaron el primer partido a partir de ahí no pudieron superar el martillo pilón golpeando sin piedad de un LeBron James en su mejor versión. En ese camino hacia el título de post-temporada hemos omitido como habrán comprobado la final de conferencia, ya que merece comentario aparte. Eliminatoria épica e histórica a siete partidos con el nombre propio de Rajon Rondo, luchador incansable e inasequible al desaliento empeñado en poner al mismísimo King James contra las cuerdas con actuaciones como la del segundo partido con 44 puntos, 10 asistencias y 8 rebotes, sin un segundo de descanso en el banquillo y todo ello con el añadido de una prórroga (“Magic” Johnson llegó a decir que posiblemente era el mejor partido de un jugador exterior que había visto nunca en play-offs)… por cierto, Miami ganó ese partido. 


LeBron y Rondo, ambos en su mejor versión, representaron una final de conferencia para la historia.


Por tanto, habiendo cumplido las expectativas creadas hace dos veranos en torno a la estelar colaboración entre D-Wade, Chris Bosh y King James, los Heat de Miami se establecen como el astro más brillante de toda la galaxia NBA. En una pretemporada plagada de espectaculares movimientos los de Florida no han necesitado de demasiada atención mediática, eran los demás los que tenían que reforzarse. Aún así, y teniendo claro que lo principal era mantener el bloque campeón del pasado año, se diría que los Heat son aún más fuertes y poderosos que el anterior curso, gracias a la contratación de dos nombres con el suficiente brillo como para satisfacer a los aficionados que pueblan las gradas del American Airlines Arena. Un Ray Allen que buscará su segundo anillo de campeón como ya hiciera con su aterrizaje en Boston en verano de 2007, y el siempre dudoso Rashard Lewis, atípico power-forward con tanta calidad como indolencia. Echemos un vistazo a lo que parece ser el roster con el que los campeones afrontan la temporada 2012-13 en la mejor liga del mundo. 


En la dirección del juego la batuta la seguirá llevando la pareja Chalmers-Cole. Sólo dos bases puros, lo cual puede parecer escaso para una liga como la NBA de 82 partidos solamente en regular season, y que para un equipo aspirante al título alcanza casi con total seguridad el centenar de encuentros durante toda la temporada. Ningún problema si tenemos en cuenta que tanto Wade como James pueden ocupar esa posición con total solvencia, por lo que Spoelstra cuenta hasta con cuatro opciones para llevar el ritmo del partido. Chalmers disfruta ahora de la gloria para la que parecía predestinado cuando fue campeón de la NCAA con los Jayhawks de Kansas siendo elegido MVP de la Final Four, pero no ha sido fácil su camino hasta llegar a ser consolidado base titular de un equipo campeón de la NBA. En la extraordinaria reunión de talentos que supuso el draft de 2008 (Derrick Rose, O.J. Mayo, Russell Westbrook, Kevin Love, Michael Beasley…) tuvo que esperar hasta la segunda ronda para escuchar su nombre seleccionado por los Minnesota Timberwolves. Una pequeña decepción que posiblemente se viese un tanto mitigada cuando supo que su destino final sería Miami donde intentaría devolver a la gloria a la franquicia que había sido campeona sólo dos años antes junto al por aquel entonces líder indiscutible Dwayne Wade y un Michael Beasley que llegaba con aureola de auténtica estrella y sobre quienes se centraron los primeros focos en la calurosa ciudad de Florida. Sin embargo el pequeño base de Anchorage demostró desde el principio que no le iba a ir a la zaga a Beasley, número 2 de aquel draft, y que iba a hacer notar la injusticia de que entre uno y otro jugador hubiera nada menos que 32 puestos de diferencia. Tanto es así que cuando Miami acometió la empresa de hacer espacio salarial (y de egos y roles) ante la llegada de LeBron y Bosh, no hubo dolor alguno en librarse de un Beasley que ya había agotado la paciencia de dirigentes, técnicos y aficionados debido a su constante falta de disciplina y escasa profesionalidad, sin embargo Chalmers debía ser la batuta que guiase a tan brioso trío, al estilo (salvando las distancias) de la confianza depositada en Boston sobre un tal Rajon Rondo para dirigir a su trío estelar reunido en el verano de 2007. En el caso de Cole, hablamos de uno de los jugadores revelación la pasada temporada. La primera elección de Miami en el draft del 2011, en realidad elegido por Chicago, se ha mostrado como un base valiente y descarado sin problemas para atacar el aro rival y con cierta predilección por el juego de ritmo alto. Buenas noticias para un equipo como Miami que un jugador elegido en un puesto 28 muestre tal adaptación inmediata a la liga. Precisamente cuando escribo estas líneas leo la noticia de que han renovado a Terrell Harris como decimosexto jugador de momento del equipo (el roster definitivo no puede pasar de 15 hombres), veremos si se queda como tercer base. En caso de que sea así no pasará de ser un jugador muy residual, a pesar de que sus 14 minutos por partido en 22 encuentros la pasada temporada con la elástica Heat no son despreciables. Harris, junto a Mickell Gladness y Jarvis Varnado, buscará una plaza para la temporada durante los inminentes training camps.


Chalmers y Beasley, sólo pudo quedar uno.



De modo que en el apartado directivo del juego se puede decir que Miami no debería tener problemas y lo tiene bien cubierto. En el caso de los aleros, decir que es una posición bien cubierta sería quedarnos cortos. Difícilmente podemos encontrar un equipo en toda la NBA con mayor cantidad y calidad de pólvora que la que atesoran los aleros Heat. Wade y LeBron se bastarían por si solos para elevar a la categoría de candidatos a todo título en juego a cualquier equipo al que prestasen sus servicios. En el caso de LeBron estamos hablando de un baloncestista que ya ha roto moldes y ha escapado a la limitación de su puesto. Sencillamente, el mejor y más completo jugador del mundo hoy día. Al lado de estas dos grandes estrellas un Ray Allen que a pesar de sus 37 años sigue siendo posiblemente el mejor tirador puro del baloncesto profesional. Será el sexto hombre del equipo, y la primera referencia ofensiva los minutos que no coincida en cancha con James, Wade o Bosh. Al lado de tanta estrella, siempre es necesario contar con jugadores de perfil quizás más bajo, capaces de ponerse el mono de trabajo y realizar con eficiencia el siempre duro y sacrificado trabajo oscuro. En el caso de Miami esta función recae en dos jugadores absolutamente contrastados en la liga como Shane Battier y Mike Miller, buenos complementos de equipos de abnegada labor defensiva y buena mano para hacer daño en ataque en momentos esporádicos (y como no recordar en ese sentido la memorable serie de 7 de 8 en triples de Miller en el quinto y definitivo partido de las últimas finales) Por si fuera poco y muy al fondo del banquillo, Spoelstra cuenta con el especialista tirador James Jones, campeón del concurso de triples del All Star Weekend en 2011, y al que habitualmente veremos agitando toallas, aunque si Miami es capaz de poner el modo apisonadora desde el principio de la temporada sin duda habrá mucho descanso para los titulares y hombres importantes y Spoelstra podrá disponer de una rotación amplia y una dosificación envidiable de cara a los de momento muy lejanos play-offs por el título. Como ven absoluta dinamita en las alas, a la que hay que sumar la que podría aportar Rashard Lewis si se incorpora a la posición de tres en algún momento.  

Afortunadamente para los rivales y para la competición, la continuación del análisis sobre Miami una vez llegada al juego interior no ofrece tan buenas noticias. Vuelve a ser su único punto débil y pequeño talón de Aquiles, sin ningún pivot realmente imponente y sólo Chris Bosh como jugador estelar. Un Bosh que por otro lado tiene como mayor virtud su lanzamiento de media/larga distancia y no destaca precisamente como un gran defensor o compulsivo reboteador. Esto no quiere decir que Miami vaya a ser un equipo inofensivo en ambas zonas, debido al descomunal aporte que puede realizar una vez más, lo han adivinado, LeBron James, absolutamente indefendible al poste y capaz de cubrir cualquier posición atrás. Pero es cierto que en el centro de la zona Heat se observa un gran vacio. Lewis, como back up de Bosh, al igual que el tejano destaca sobre todo por su exquisita muñeca (a pesar de su heterodoxa mecánica de lanzamiento), y a su habitual alergia a la zona hay que sumar las incognitas que siempre han rodeado a su rendimiento en los últimos tiempos desde su estratosférico contrato con Orlando Magic, lo cual le hizo entrar de pleno derecho en aquello que el bueno de Andrés Montes llamaba el club de los "se dejaba llevar". El resto de interiores conforman un conglomerado de cuerpos extraños que sumados todos ellos apenas llevan a sumar un solo pivot de calidad. No obstante merecería cierta indulgencia Udonis Haslem, uno de los líderes espirituales del equipo (nativo de Miami, lo cual le da una especial implicación con el equipo de su ciudad en una competición en la que tal cosa no se estila especialmente), y jugador clave en el primer anillo de la franquicia obtenido en 2006. Haslem es uno de esos jugadores con talento limitado, pero la cabeza lo suficimiente amueblada como para saber donde están sus carencias y defectos, y como explotar sus escasas virtudes frente a interiores mucho más brillantes. Pese a sus escasos 203 centímetros ofrecerá muchas más dosis de pelea bajos los tableros que Bosh y Lewis, por tanto se antoja fundamental. El canadiense Joel Anthony volverá a ser el especialista defensivo y saldrá de cinco titular (uno de los peores pivots titulares de la liga, dicho sea de paso) El rookie de ascendencia croata Justin Hamilton puede entrar en la rotación como segundo cinco natural por detrás de Anthony, sinceramente para mí su rendimiento es una incognita, aunque con la escasa competencia (en calidad, que no cantidad) en el puesto bien puede ser una de las sorpresas de la temporada al igual que Cole como base el pasado curso. El voluminoso Dexter Pittman intentará superar el bajísimo listón de sus dos primeras temporadas NBA (37 partidos en el total de ambos cursos, sin pasar de los 8 minutos por partido), pero todo apunta a que nuévamente su aportación será totalmente esporádica. Anteriormente citamos a Mickell Gladness y Jarvis Varnado como jugadores a prueba en busca de la plaza definitiva junto al base Harris. De Varnado sabemos que es el máximo taponador de la historia de la NCAA, pese a lo cual hasta el momento no ha encontrado sitio en la liga profesional estadounidense y le hemos visto jugando por Europa. Gladness no ha pasado de tener contratos temporales entre Miami y Golden State y muy dificilmente le veremos en el roster con el que los Heat afronten el comienzo de la temporada en la que deben revalidad el título.        


Udonis loves Miami


Con todo y una vez puesta la balanza, el lector ha de coincidir conmigo en que las virtudes superan claramente a los defectos en el equipo de Spoelstra. Con un presumible quinteto titular Chalmers-Wade-LeBron-Bosh-Anthony y una rotación comprendiendo a Cole, Allen, Battier, Miller, Lewis, Haslem y la incognita Hamilton, hablamos de hasta doce jugadores capaces de aportar algo en el grupo, bien en ataque, defensa, o intangibles, y por encima de todo un rey ya coronado que una vez llegado a la cima del triunfo colectivo que se le resistía y con unos saludables 28 años en su carnet de identidad apunta a seguir siendo el dominador del baloncesto mundial durante los próximos años. Veremos si por fin ha llegado la hora de los jóvenes Thunder, o si los glamourosos veteranos Lakers son capaces de impedirlo, pero dentro de la tripleta de favoritos, justo es colocar un peldaño, por pequeño que sea, a estos actuales campeones.